Viajes

Kakku, la joya del territorio Pa-O

Pin
Send
Share
Send


Cuando Joseba me propuso llegar hasta Kakku he de reconocer que no sabía ni de lo que me hablaba. Tuve que buscar bastante para descubrir que lo que proponía era llegar hasta una de las joyas de un territorio dentro de la propia Myanmar, el territorio Pa-O, un lugar lejos de las rutas turisticas establecidas y al que llegar supondría un largo trayecto tanto de ida como de vuelta.

El Lago Inle vuelve a amanecer con esa niebla misteriosa que atravesamos cada mañana para salir de este recóndito alojamiento donde pasamos la noche.



Kakku se encuentra lejos de los caminos principales, a unas 3 horas de Lago Inle, en plenas colinas del estado Shan en la orilla Este del Lago Inle.

Inevitablemente tenemos una parada en el camino en Taunggyi para recoger un nueva compañera de viaje. Se trata de nuestra guía Pa-O, un requisito indispensable para entrar al área de esta etnia, también de religión budista, que co-existen junto al resto de Bamar fundamentalmente en el estado de Shan en el que nos encontramos. Más tarde intentaremos averiguar un poco más de esta particular población.

¿Que es lo que ven nuestros ojos? Nos encontramos ante uno de los lugares más fascinantes en lo que nos hemos adentrado. Un lugar mágico, lejos de las rutas tradicionales (no hay nadie) que, apartado del camino reune en un gran recinto más de 2500 estupas realmente increibles.


Aquí se concentran multitud de pequeñas pagodas de diferentes etapas de la historia, ya que se puede ver perfectamente la diferencia entre las antiguas, más sencillas, y las más recientes, blancas y recubiertas de pan de oro. Todas ellas se encuentran rodeadas de figuras encantadoras



Este lugar histórico, que cubre un área de casi !! 1 kilómetro cuadrado !!, fué abierto para visitas en 2002, pero permaneció oculto al mundo durante siglos hasta que el primer occidental lo encontrara en 1996. Parece ser que data de tiempos del gran Emperador Ashoka alrededor del 300 a.C.



Lo cierto es que resulta realmente impresionante recorrer el recinto. Si alguien quiere ver cada detalle podría pasar días aquí



Pero lo más emocionante de todo es el "efecto" de bosque de pagodas que se crea una vez estás dentro. De hecho, si hubiera que describirlo esta sería la definición "un verdadero bosque".



Salimos de Kakku y de este pequeño "mini-país" de Myanmar, no sin antes parar en un poblado Pa-O. Hay alrededor de 600.000 Pa-O que aún mantienen su propio idioma. Su historia data ya del 1000 a.C. y tras varias migraciones y etapas donde fueron exclavizados fué en 1947 cuando rechazarón la unión con Birmania y que su estado quedase integrado en el estado Shan. Aún así su sociedad se ha adaptado junto a los Bamar, incluso en su vestimenta y tradiciones.

Caminamos por el poblado, bastante tranquilo, viendo su principal forma de vida, la agricultura, así como los cultivos de hojas de mostaza y del árbol thanapet, hasta que inesperadamente, una anciana nos invita a entrar a su casa de bambú (una chulada, por cierto) y aceptamos gustosamente.


¿Alguien ha tenido alguna vez una conversacion de besugos? Nos sentamos alrededor de lo que parece ser la mesa, apoyados directametne en el suelo, y amablemente nos ofrece té. Hasta ese momento el lenguaje de los signos servía pero a partir de ahí iniciamos la conversacion mas subrealista que hemos tenido en nuestros viajes.

Por un lado nos encontramos nosotros intentando en español que Arale nos entienda, Arale a la guia Pa-o se dirige en "perfecto" birmano, para que la guia Pa-O en una nueva lengua le transmita a la anciana en Pa-O. Arale se pone nerviosa y no entiende "ni palote" y empieza a hablarle a la guía Pa-O en inglés, y ésta a nosotros en inglés, para que Arale pase a hablarnos en birmano. Todos mirándonos unos a los otros y mientras la anciana, estupefacta ante semejante escena, mirandonos y hablándonos en Pa-o . Total, que sin parar de reir acabamos hablando cada uno de los que nos viene en gana, eso si, ante la amabilidad y paciencia de nuestra anfitriona. En fin… que lo q pudimos reirnos no fue poco.



El interior de la casa es realmente simple, con una pequeña zona llena de cenizas donde realizar un fuego para la tetera y, suponemos, que conseguir algo de calor, unas cuantas alfombras de paja, y una especie de biombo que sirve de separación.

Recuerdo que mientras hablábamos con esta amable anciana, en nuestra particular “torre de babel”, nos dijo que a ella también le gustaría muchísimo poder viajar para conocer gentes y mundos distintos al suyo pero que por desgracia no había salido nunca de su aldea. Esa afirmación, hecha por aquella mujer cuyas condiciones de vida eran tan duras, a mí me dejó bastante impresionado porque yo daba por hecho que tendría otras “prioridades” en la vida mucho más importantes que el viajar y, sin embargo, va y suelta esa idea. Y, lo creáis o no, esa experiencia me confirmó de manera definitiva el hecho de que una de las cosas más importantes para el ser humano, independientemente de sus condiciones de vida, edad, sexo, creencias, etc. es poder conocer otras cosas diferentes del mundo en el que vivimos. Joseba

Ya abandonando y despidiendo la amabilidad de la anciana (que no nos pide nada), podemos ver que por fuera no es más que unos paneles de madera cubiertos de paja y hierba y cañas de bambú.


Nuestra visita a uno de esos lugares del planeta que con el tiempo quedarán en nuestras retinas acaba, y el regreso no tiene mucho que contar más que una nueva parada en el camino en un tal "Sunset Wine-Garden & Restaurant" donde uno se puede alojar además de comprar unos souvenirs (¿os gusta mi nueva camiseta?) y comer "algo sin curry" rodeado de unos espectaculares viñedos y exhuberante vegetación de esta zona de Birmania


Isaac, desde el Lago Inle (Myanmar)

GASTOS DIA 16: 8.000 MMK (aprox 5eu)

Video: Suspense: Mortmain Quiet Desperation Smiley (Abril 2020).

Pin
Send
Share
Send