Viajes

Un día en el Frankfurt tradicional

Pin
Send
Share
Send


Fue ya en el 794, en pleno Sacro Imperio Romano, cuando Frankfurt comienza a tomar importancia. Su influencia florecería en el S.XII aglutinando ya las primeras ferias de negocios y no paró hasta avanzado el S.XX. Pero como en toda historia de Alemania que se precie, llegaron las grande Guerras Mundiales, y de los bombardeos de 1944 apenas quedó un 20% de la ciudad en pié.

Quizás es precisamente este hecho el que le da mucho más merito en la actualidad a una ciudad de contrastes, una ciudad que mezcla los rascacielos y fachadas, que vieramos ayer DIA 1, con la sidra o las famosas salchichas, lo urbano con lo rústico, lo moderno con lo tradicional, los prados y puentes de la ribera del Meno con el dinero y las siluetas de los grandes edificios del centro financiero. Y todo ello en una de las ciudades más verdes de Europa, entre parques y cinturones verdes realmente impresionantes, lo que realmente da que pensar.

No madrugamos mucho, ya que nuestra Feria abre a las 9'00. Nuevamente nos internamos en los pabellones de Messe entre guirnaldas, lamparas, iluminación y decoración navideña, de la que no os vamos a hablar demasiado. El Christmasworld es una feria realmente espectacular que nada tiene que envidiar a la Canton Fair que disfrutaramos el DIA 3 del pasado Abril en el viaje a Guangzhou, Hong Kong y Macao 2011.


 

Alrededor de las 12'00, ya con el trabajo realizado, llega el momento de tomar esa ruta más tradicional que nos llevará a Dom/Romer, cogiendo el U4. Las visitas que hemos hecho se ubican más o menos así:

Lo primero que nos llamá la atención una vez salimos a la superficie no puede ser otra cosa que la Catedral de San Bartolomé (Catedral de Frankfurt) pues es visible desde casi toda la ciudad con sus 95 metros de altura. Parece ser que sus inicios datan del año 852 aunque nunca llegó a ser una iglesia episcopal y fué una de las pocas estructuras que se mantuvieron en pié tras los bombardeos. Dentro nos llama la atención su impresionante organo que nos recuerda mucho al que vieramos en la Iglesia de St. Mary Redclife durante nuestra visita a Bristol en la escapada a Stonehenge, Bath y Bristol 2011



Saliendo camino al Altstadt nos topamos con el Hitorischer Garten, un jardín histórico con una especie de excavaciones de restos romanos y del palacio real carolingio que no tiene mucho más que ver. Paula, ¿hace frío hoy eh? Estamos a -2ºC



El Romerberg es el casco histórico de Frankfurt, el único que aguantó los bombardeos de la II Guerra Mundial y que hoy conserva edificios centenarios y pintorescos, de ladrillo antiguo y una arquitectura muy peculiar que contrasta con el crital y las grandes moles de piedra y aluminio del sector financiero.


Aquí se encuentra el Ayuntamiento o Romer, también antiguo, formado por tres curiosas casas recreadas del S.XV.


 

Nos sorprende ver, y no lo hemos comentado todavía, dos contrastes. El primero es ver muchiiiiiiisima policía en prácticamente cada rincón de la ciudad. El segundo, que nos estamos encontrando con decenas de vagabundos, gente pidiendo y pobre gente en otras tantas esquinas de nuestro paseo. La crisis afecta hasta lo países más poderosos.

En el extremo opuesto al Romer, y siguiendo en la posiblemente zona más bonita de la ciudad, podemos observar 3 antiguas casas de patricios cuya fachada gótica deja su toque en esta plaza, donde en el centro también podemos observar la Gerechtigkeitsbrunnen (vaya con el nombrecito) o fuente de la Justicia. Justo al lado también está la Iglesia de San Nicolás que data del año 1290 y que fué hasta el siglo XIV capilla imperial.




Vamos a dejarnos de rollos y fechas… !! A comeeeeeeeeeeer sin escatimar !! (que ya en casa tocarán sopas de pan). Bajando hacia el río, nos encontramos una de las tabernas más pintorescas de todo Frankfurt, la Haus Wertheym.



Estamos en una de esas casas alemanas absolutamente pintorescas, con techos en punta y de madera, jarras y carteles por todos los lados, curiosos farolillos y, por supuesto, comida tipica local y mucha cerveza; todo ello regido por dos viejecillos que desprenden mucha simpatía. La comida excelente, hoy tocaron otras dos sopas típicas, un pollo con una salsa amarilla extraña pero rico y una ternera en una salsa de hierbas verdes también exquisita. Todo ello y unas cervezas por 44,40 EUR



Antes de cruzar al otro lado del río, retomamos rumbo norte hacia Haupwache donde estuvieramos ayer, para llegar a una plaza muy particular que aloja la sede de la Asamblea Nacional Alemana, la Paulskirche o Iglesia de San Pablo. Es curioso observar como tanto la edificación como una pequeña pasarela y puentencillo adyacente están construidos con una especie de arenisca roja y el ladrillo que no nos ha abandonado en todo el día.



Si a la población de Salzburgo le preguntas por su personaje histórico, sin duda te dirán Mozart. Si haces lo mismo en Praga te hablarán de Kafka… ¿y en Frankfurt? Casi por casualidad hemos encontrado la Goethe Haus o la casa de Johann Wolfgang von Goethe, escritor-cientifico-dramaturgo de nacimiento local al que se considerá uno de los fundadores del romanticismo, y que del que luego hablaremos un poco más.


Ahora si, tras comprar unos regalos (7,95 EUR) y tomar un cafecito caliente en un Starbuck (5 EUR), nos disponemos a cruzar el Main, el río principal de la ciudad, y esto lo haremos caminando por un puente muy apreciado por los lugareños, el Eiserner Steg o Puente de Hierro, un puente construido en acero actualmente peatonal. !!¿Pero cuanto acero tiene esta ciudad en sus estructuras?!!!



El motivo de irnos a esta otra orilla es el de conocer la animada zona de Sachsenhausen, uno de los distritos de Frankfurt que menos modificaciones ha sufrido desde su antiguedad y que hoy por hoy aloja una de las calles de más ambiente nocturno de la ciudad.



Las pintorescas tabernas de la zona realmente son apfelweinkneipen o sidrerías de comida típica alemana y sidra recién elaborada. Las más famosas parece ser que son la Wagner y la Zum Gemalten.

Nosotros no vamos a quedarnos hasta la noche, ya que tampoco tendríamos mucho que hacer por la zona y no son ni las 18'00. La ciudad (exceptuando un zoo, los museos y los jardines botánicos) no da para más, y ya hemos acabado este pequeño paseo por la Frankfurt tradicional. Paula, ¿vamos a descansar un poco al hotel?


Dicho y hecho, cogemos otro S-Bahn por la zona y nos ponemos de nuevo en la Estación Central y de ahí al Intercity Frankfurt Hotel (TODA LA INFORMACIÓN DEL ALOJAMIENTO AQUÍ). Los catálogos de la feria ya empiezan a pesar y es un buen momento para dejarlo todo y pegarnos un respiro.

¿Donde cenamos hoy? Mmm… Ayer pasando por el distrito financiero y casi al lado de la Plaza de la Opera vimos un japonés de los típiquisimos con su mesa central de platos en una cinta que se mueve y de los que nos encantan. Esta noche no habrá salchichas ni codillo. Allá vamos…



Adoramos la comida japonesa, y en A Coruña no tenemos este tipo de locales, así que tenemos que aprovechar cuando sacamos la gallina a pasear por estas grandes ciudades, jaja. Por 42.60 EUR nos vaciamos la cinta



Un nuevo pequeño paseo y otro S-Bahn nos devuelve para dormir, ya que mañana madrugaremos para intentar visitar la que todo el mundo dice que es una de las más bellas poblaciones de Europa, Heidelberg.

¿Creeis en las coincidencias? Paula debora libros. De hecho en el avión de vuelta se ha terminado "Los ojos amarillos de los cocodrilos" de Katherine Pancol. ¿De entre todos los que tiene pendientes sabeis cual se ha traido NO INTENCIONADAMENTE a Frankfurt? "Las desventuras del joven Werther" de… Johann Wolfgang Von Goethe. !! No nos lo creíamos cuando lo estaba sacando según escribíamos este pequeño relato antes de dormir.


¿Primeras conclusiones de la ciudad? Lo cierto es que no es una ciudad "que emocione". Para una caminata de un día o dos medios días puede resultar curiosa, pero muchas partes de la ciudad se encuentran en construcción, otras son realmente feas y exceptuando estas pocas visitas y algunos museos para el que tenga más tiempo y le guste (Frankfurt es una ciudad de Museos por excelencia) no da para mucho más.

Como bien dice Mª Mercé de Mil Camins (blog que recomendamos muchisimo) en uno de sus comentarios, una de esas ciudades que si te coincide de paso (o de Feria como nuestro caso) si que merece la pena visitar pero sino bien se puede dejar para cuando seamos "viejecitos".

Ahora si, es hora de aprovechar estas mullidas almohadas para intentar descansar unas horas. Mañana más…


Paula e Isaac, desde Frankfurt (Alemania)

GASTOS DIA 2: 104.50 EUR Y REGALOS: 7,95 EUR

Pin
Send
Share
Send