Viajes

Qué visitar en San Sebastián del Oeste

Pin
Send
Share
Send


Puerto Vallarta, antiguamente llamado Las Peñas de Santa María de Guadalupe, antes de proclamarse como un destino turístico por excelencia surgía de la necesidad de crear un puerto para transportar la plata que provenía de una minas cercanas cuya ciudad minera llegó a tener 20.000 habitantes. Hoy apenas unos 600 conviven con el recuerdo de aquellos tiempos de grandeza pero sus calles empedradas y sus senderos arbolados evocan un ambiente mágico. Nos vamos de visita a San Sebastián del Oeste


Un día más continuamos en el Estado de Jalisco y volveremos a hacer noche en el Hotel Vamar, que la verdad está siendo un lugar perfecto para coger energías para la larga ruta que nos espera.


Visita a San Sebastían del Oeste

Hay que reconocer que el propio nombre, y los 60 km que lo separan de Puerto Vallarta en una paraje muy de "westerns", hace que la denominación de "pueblo mágico" le suene muy bien. Hemos tardado alrededor de 1 hora en llegar por carretera 70 sin demasiado tráfico


Poco antes de las últimas curvas atravesamos un impresionante puente cuyos acantilados inferiores meten miedo, pero !!sin problemas!!


 

Casi en la entrada del pueblo se encuentra la Quinta Mary es un lugar donde siembran café de altura 100% orgánico.


 

Esta plantación, que recoge 3 toneladas de café arábigo y robusto al año, ha pasado generación tras generación por la misma familia y hoy por hoy sigue siendo visita obligada para el amante del buen café. Incluido "su toque oeste"


Antes de la llegada de los españoles (no nosotros, los colonizadores), la región estaba poblada por los tecos. Francisco Cortés de San Buenaventura acompañado por Juan de Escárcena fueron los conquistadores que en 1524 tomaron posesión de la población, aunque no sería hasta 1542 cuando se descubrirían las minas.


 

Hacer una inmersión en la historia nos lleva por las calles empedradas que en otra época habitaban hasta 20.000 personas, descubriendo pintorescos rincones o admirando las casonas de los que fueron dueños de las minas.


El pueblo quizás la pena que le quede es que sigan permitiendo el transito de vehículos, porque es una verdadera preciosidad, digno de su denominación. También merece la pena una parada en su antigua parroquia


 

Caminar por sus calles es encontrar decenas de detalles de pueblo anclado en el pasado, algo que no deberá perder nunca para mantener su autenticidad


 

Así como su gente y sus costumbres más ancestrales, hasta la más simple como es la venta de tabaco recién hecho, o seguir educando a las nuevas generaciones


 

El museo de Doña Conchita Encarnación, y su dueña Lupita es un verdadero espectáculo y uno de esos lugares donde el coleccionador de artilugios y antigüedades se sentirá el rey del mundo.


 

Finalmente, el "concello" guarda en su parte tercera otra joya. Una de esas cárceles que se ven en las películas !!todavía en uso!! y que bien merece una visita


 

Nuestro paseo remata en las calles altas, también empedradas, que se dirigen a un fortín, al cementerio y a algún que otro mirador


 

Quíen quiera tener unas excelentes vistas podrá optar por el Cerro de la Bufa, pasando en Real Alto por la Iglesia más antigua que data del S.XVII, aunque hoy está lleno de nubes, por lo que no es mala idea coger el camino opuesto hasta llegar a otro buen mirador del pintoresco San Sebastián del Oeste


Dicen que desde alguno de estos miradores se puede observar hasta el Océano Pacífico en días claros de luz, lo cual contrasta con los días de intensa niebla del pueblo donde se convierte en un lugar fantasma.


San Sebastián del Oeste es una propuesta diferente para el que no busca el turismo de pulserita todo incluido en Puerto Vallarta, o incluso el que si lo hace pero quiere conocer un poco más los origenes de la ciudad costera.

QUE MÁS HACER EN SAN SEBASTÍAN DEL OESTE:

- Hacer senderismo por los alrededores
- Ver un amanecer o atardecer en Cerro de la Bufa
- Perderse entre las calles cuando sobre el pueblo baja la niebla y su aspecto cambia
- Pasar una festividad aquí: 20 de Enero (Fiesta de San Sebastían), 15 de Agosto (Fiesta de la Virgen de Asunción y Procesiones), 15 y 16 de Septiembre (Desfile de los días de la Independencia), Fiestas Navideñas
- Comer en el restaurante El Fortín, uno de los mejores
- Conocer El Mesón, un auténtico tesoro arquitectónico datado de 1729

Nos ha dado la hora de comer, así que lo haremos por aquí. Y me sigo preguntando… ¿por qué todo pica?


 

Pero la visita a San Sebastían del Oeste todavía guarda un secreto. Cuando creíamos que lo conocíamos algo de las bebidas locales, especialmente del tequila y el mezcal, algo llama nuestra curiosidad.

Cuenta la historia que alrededor del 1600, a la par que el auge minero, surgía en el occidente de Jalisco una bebida tradicional de origen artesanal llamado la raicilla


Su proceso de generación es propio de la población y alrededores, y ha sido transmitido generación tras generación así como todos sus secretos, Básicamente se escogen piñas maduras, se jiman, limpian y tateman en un proceso largo y delicado, hasta cocer en hornos sellados a más de 130ºC


 

Una vez en frío, se muelen y su jugo se deja fermentar ocho días, para luego destilar.

Se dice que tiene poderes curativos y nutritivos, pero la realidad es que es !!un pelotazo!! de grado alcohólico elevado a lo sumo, aunque parece que a la parte femenina del grupo "no le afecta demasiado"


 

Hora de regresar al hotel y apenas hacer cambio de indumentaria para la noche

Ritmos de la noche de Puerto Vallarta

La tarde nos tiene reservada una de las actividades que ofrece Vallarta Adventures (que no son pocas) llamada "Ritmos de la noche", que definen como una mezcla de creatividad, danza, acrobacia, misticismo y música en vivo. Esta agencia es posiblemente la más conocida de Puerto Vallarta y la región, y ofrece desde aventuras hasta nado con delfines (que ya hiciéramos en Riviera Maya), avistamiento de cetáceos (también recientemente en Madeira), snorkell, buceo y shows


 

La experiencia comienza con un pequeño crucero en la Bahía de Banderas hasta la ensenada de las Caletas al atardecer.


La cena se sirve bajo las estrellas, una puesta en escena realmente romántica para venir en pareja, y que salvando distancias, me recuerda mucho a la vivida aquella noche con Paula en la playa de Lavengatonga en Nuku'alofa, isla principal de Tonga. !!Aprovecho para enviarle un "bicazo" al corazón de Chavetas!!

Entonces la atmósfera se transforma, y la oscuridad de la noche solo es iluminada por antorchas que nos guían hasta el refugio de las Caletas donde la brisa de mar y el sonido del viento en las palmeras hacen de antesala al show que nos espera, que recrea los más antiguos rituales y costumbres


 

Desgraciadamente, y siendo sinceros, el espectáculo no me ha dicho nada de nada. No sigue ningún desarrollo más que ver alguna "iguana" moviéndose sin sentido coherente por el escenario y una puesta en escena "sin más" mientras nos asamos de calor en un barra que hace de sillas para todos incomodisima


El regreso en el crucero ha dado para aprovechar más la barra libre y reírnos un rato. Quizás, con la cena, lo mejor del tour, y regreso al hotel, donde me siento ahora para escribir estas lineas antes de acostarme.

Del día me quedo, sin duda, con el pueblo mágico de San Sebastián del Oeste, uno de esos lugares donde perderse 3 o 4 días, y dejarse mimetizar con el entorno "apagando" el stress por unas jornadas. Mañana tenemos un día bastante tranquilo, así que seguiremos contándooslo. Un bicazo a todos.


Isaac, desde Puerto Vallarta (México)

Pin
Send
Share
Send