Viajes

Vanuatu, el país más feliz del mundo

Pin
Send
Share
Send


Es dia 21 de Julio de 2012. Acabamos de aterrizar en Nadi (Fiji) en el vuelo que salío de los Angeles el pasado 19 de Julio. Son las 6 de la mañana y la temperatura es perfecta. Este curioso fenómeno corresponde al DIA 4, el día que nunca existió, Nuestro destino nos llevara hoy al primer país de los Mares del Sur que visitaremos, VANUATU

Todos recordamos la sensación que tuvimos cuando llegamos por primera vez a un país desconocido, diferente… Esa sensación ha vuelto a nosotros. Ultimamente era más dificil conseguirlo, pero ese hormigueo, ese sentimiento de enfrentarse a lo desconocido, vuelve a estar presente, muy lejos de casa, muy distinta al mundo que conocemos. Incluso recibidos por los cantos semiafricanos-semihawaianos de una danza en el Aeropuerto.

Hemos aprovechado para escribir un poco aprovechando la WIFI del aeropuerto (29 FJD), cambiar los ultimos USD que nos quedaban, pegarnos un buen desayuno (51 FJD) en una curiosa (y unica terminal) creada alrededor de un puesto de comida rapida. Casi sin darnos cuenta, nuestro Air Pacific via Port Vila estaba despegando sobrevolando las nubes que cubren la zona estos dias




Un trayecto de 1h y 40 minutos, un vuelo tranquilo para una ultima cabezada y otra pequeña terminal del Aeropuerto Internacional Bauerfield de Port Vila, nos permite acceder por primera vez a este país del que habla maravillas algún viajero.


Fuera nos espera Jenny, con quién hemos contactado para ver la posibilidad de coger el vuelo a Tanna hoy mismo e intentar alojarnos en un tal Tanna Hotspring. Jenny es una señora mayor, que junto a su marido, ha montado lo que dice ser una agencia de "andar por casa". Cogemos unos vuelos para Tanna a las 15'30 y nos explica que alli nos esperará Robert para llevarnos a… mmm… algun lado para dormir. Hemos insistido en que queremos estar al lado del volcán y donde Cook desembarco en su momento. Parece que nos ha hecho caso.

Como es pronto, no vamos a perder la oportunidad de bajar a ver los mercados de Port Vila. Aqui funcionan una especie de furgonetas-taxi que estan todo el dia circulando y las que paras con la mano. ¿Port Vila? Si, alla vamos…



En Melanesio, Vanuatu significa "nuestra tierra eterna" o "la isla que se levanta sobre el mar" y hay mucha gente que no sabía de que le hablabamos para situarla en un mapa cuando se lo contabamos. Algunas personas lo conocen mejor por su nombre de antigua colonia, Nuevas Hebridas. Realmente estamos hablando de 83 islas con apenas 150.000 habitantes repartidas entre todas ellas.

La preciosa bahía de Vila, a 15 minutos del Aeropuerto, se encuentra en el Suroeste de la isla de Efate, que ya desde el avión se ve hermosa, con abundante vegatación, decenas de islotes frente a sus playas. Ya llegando a la ciudad se puede observar que tiene multitud de influencias historicas, mezcla de los propios vanuatus, franceses, ingleses y algo de los chinos.

Aunque pasamos al lado de algun parque grande como el de L'Independance, y vimos alguna tienda que nos sorprendio como Billabong, nuestra parada la teniamos clara, en la calle Kumul paralela a la bahía, la principal comercial de la ciudad, el mercado de puestos de frutas y verduras


Lo primero que nos sorprende, y que ya leyeramos antes, es la amabilidad y hospitalidad de la gente de Vanuatu. Al contrario que en algun país arabe o incluso en alguna ciudad africana, donde te sientes observado, a veces incomodo, aqui la cercania se muestra casi inmediatamente. Un Alo (hola) es bislama, lengua local, es recibido en cada puesto con una sonrisa.



El mercado esta a rebosar de gente en estos momentos, aunque no parece que sea el mejor organizado del mundo. Tuberculos de todo tipo ocupan gran parte del espacio, aunque sin demasiado higiene. Es realmente gratificante pararse a observar, en alguno de las mesas del fondo, como los lugareños se sientan a comer algo con precios sumamente asequibles.



Esta zona esta "reservada" para que algunos lugareños puedan hacer de "restaurante" improvisado apenas con un fogon, unos productos y cuatro platos.


No vamos a dudar, ni por un instante, el poder aprovechar esta oportunidad para ser uno más de ellos. Al contrario que en otros lugares, aqui nadie te observa, te sientes comodo y siempre recibido con esa sonrisa. ¿Unas fish and rice Paulita?



Un "camping-gas", dos ollas con agua, algún condimento y algun extraño pescado, son suficientes para ofrecerte su mejor manjar por apenas 400 VUV cada uno (hemos sacado dinero de un ATM en el aeropuerto, con un cambio aproximado de unos 110 VUV por EUR). Sobreviviremos a este plato…


Si nos preguntasen cual creemos que es el país más feliz del mundo, jamas nos hubiesemos planteado una de las islas de los Mares del Sur. Quizas hubiesemos dicho cualquier occidental, con acceso a todo tipo de servicios, o alguna nórdica. Pues en 2007, Vanuatu fue declarado con el país más feliz del mundo teniendo en cuenta el modo en que los habitantes afrontan su vida y el impacto que dejan en el medio ambiente cada uno de ellos. Curiosamente, los españoles e italianos somos los que menos

La felicidad para un Vanuatu no viene de los bienes materiales. Es un extraño concepto que no somos capaces de llegar a comprender. Su felicidad viene de que el hambre no existe, la educacion les impide estar de mal humor y les potencia la relajación y la paz. La tecnologia (aqui exite el 3G y los moviles) sirve para hacer mas facil y agrable la vida, pero tener un IPOD, IPAD o leches de esas no les aporta nada. Incluso yendo mas lejos, aqui es mas rico el que mas dá y no el que más tiene.

Lejos de comprender todo esto, paramos otro bus-stop o como se llamen y le pedimos que en su ruta pare en el aeropuerto donde ya han abierto para poder meter las mochilas hacia Tanna, aunque con algun encontronazo ya que querian cobrarnos por pesar mas de 10 kg (pesan 13 y 15) y les dijimos que NI DE COÑA. Parece que un gesto enfadado hace mas que cualquier idioma pues parecieron entendernos rapido.



Abandonamos asi momentaneamente Port Vila, capital desde la independencia en 1980, ya con algunas palabras aprendidas del bislama. Realmente es un idioma curioso tambien, ya que no deja de ser una especie de mezcla de palabras inglesas, alguna francesa y mal escrita, que parece ser que se origino en tiempos en que la exclavitud de los melanesios les llevo a los campos forzados de Queensland. Kai kai (comer), alo (hola), gud morning (buenos dias), tankiu tumas (gracias) parecen mas el ingles de Isaac que una lengua. Pero es que encima, tienen mas de 100 dialectos en activo, cada uno con sus propios rituales ancestrales.



En el aeropuerto también nos encontramos con una españolita llamada Mar que trabaja en Singapur. No hay demasiado viajero, pero ella se ha tomado un par de meses sabaticos e incluso sabiendo que intentaremos llegar a Islas Salomon nos da unos dolares de alli que ya no puede cambiar. Ha trabajado por medio mundo (Johanesburgo, Dubai, Singapur… ) como consultora de una empresa importante y ha venido encantada de la zona de Gizo. No hay duda… !!intentaremos llegar!! Horaaa de volar (previo pago de 200 VUV cada uno de tasas domesticas)…


El vuelo desde Port Vila a Tanna dura apenas 40 minutos. El avión de helices es bastante grande y apenas se mueve…

… se puede observar de nuevo la bahia de Vila y las nubes rodeando la nueva isla…


… antes de dejarse alguna rueda por el camino del golpe que pegan al aterrizar. El piloto nos saluda. Es extraño, un sensacion de que estuvieramos entrando en algo mas que una isla de Vanuatu nos sobrecoge. Hemos leido multitud de leyendas en torno a Tanna

Cuando nos planteamos entre varias opciones, dudamos entre ir a ver el Buenji de Pentecostes y sus ritos ancestrales, llegar a Ambryn, centro de la magia negra de Vanuatu, o incluso Espiritu Santo, la de más historia por Quirós y su descubrimiento. Finalmente nos decantamos por Tanna ya que reune las mejores caracteristicas de Vanuatu, sus increibles danzas, sus costumbres mas ancestrales y uno de los espectaculos más increibles de la naturaleza, el Volcan Yasur.

El Aeropueto de Tanna nos recuerda a esos aeropuertos de algunas islas caribeña, donde hasta las maletas salen en brazos de los trabajadores. Aquí nos espera Robert, un experto conductor de la isla de Tanna que nos va a llevar al otro extremo de la isla, a Port Resolution, donde vamos a alojarnos. Tambien nos acompaña una Nueva Zelandesa que viaja sola.

En este momento comenzamos a pensar que buenas eran las carreteras de Africa. !! Mammaa miaaa !! Las carreteras de tierra que cruzan la isla son horribles. A nuestro alrededor vemos pequeñas casas de madera y paja, escuelas, mayores y niños descalzos saludando, eso si, nunca perdiendo esa sonrisa que ya nos encontraramos en Africa. Las similitudes son abundantes.



Empieza a llover. La isla misteriosa comienza a parecerse en una isla de miedo. Paramos en una tienda mientras Robert reposta. Este curioso supermercado esta regentado por dos simpaticos vanuatus y una distribución algo especial. Mañana es el cumpeaños de Isaac, asi que, por si no podemos salir de la habitacion, unas velitas y unos globos no vendran mal para celebrarlo (330 VUV).



La noche cae sobre nosotros cuando apenas llevamos 1 hora de trayecto. Las carreteras de tierra que cruzan la isla se han transformado en los 29 km más largos de nuestra vida. El trayecto se ecuentra en un punto donde el coche no supera los 10 km/h, en un terreno que se ha convertido en un embarrado, pedregoso o en subidas imposibles en el que a veces no se deja ni intuir el camino entre tanta vegetación. La lluvia se intensifica.

Ya no hay manera de sacar fotos. El cansancio ademas puede con nosotros. No se ve nada por el cristal delantero y Robert saca la cabeza por fuera de vez en cuando.

En un momento dado, !! LA VETACIÓN DESAPARECE !! A nuestro alrededor hay un paraje lunar solo iluminado por las luces del coche. No hay nada de nada. Estamos en el area de influencia del volcán, o cual nos dice que queda menos para nuestro destino, al que llegamos 3 horas después.

ORGANIZANDO SOBRE LA MARCHA:

Imposible organizar nada hoy. Hemos llegado a Tanna y Mar, la españolita de Singapur, nos ha dicho que solo hay vuelo a Islas Salomón el Martes. Nosotros teníamos apuntado también el Jueves. Intentaremos salir para allí ese día entonces, pero lo meditaremos mañana.

El Tanna Hotspring Bungalow nos recibe iluminado, pero esta ilusion apenas dura 2 minutos. El generador ha fallado. Con la luz de una antigua bombilla, que más bien parece un candil, nos acompañan no sabemos como ni por donde ha una especie de casita de madera con una cama rodeada por una mosquitera. No podemos más ni vamos a cenar siquiera. Caemos completamente fundidos en cama. Son las 20'00 y el país mas feliz del mundo tendrá que esperar a mañana para que podamos seguir descubriendolo


Paula e Isaac, desde Tanna (Vanuatu)

GASTOS DEL DIA: 80 FJD (aprox 36,36 EUR( y 1.530 VUV (aprox 13,91)

Pin
Send
Share
Send