Viajes

Área de Conservación Marina de Funafuti

Pin
Send
Share
Send


La anguila y el lenguado fueron grandes amigos en tiempos pasados. Vivían en una casa bajo el mar y compartían muchas cosas juntas. Un día decidieron probar cual de los dos era el más fuerte y cogieron una piedra muy grande de camino de regreso a casa. Sin embargo, comenzaron a discutir, y tras un forcejeo, el lenguado fué aplastado por la piedra causándole heridas, aunque pudo perseguir a la anguila pegándole y provocandole vomitar hasta que cada vez era más y más delgada, con lo que consiguió escaparse.

La anguila entonces pronunció unas palabras mágicas , una especie de conjuro que transformó al lenguado en una figura plana que hoy representa las islas planas de Tuvalu, y transformándose a si misma en un cuerpo delgado y redondeado como el de los cocos, de ahí los árboles de las islas.

!! Talofaaaa !! !! Buenos días desde Tuvalu !! Leemos esta curiosa historia de la formación de las islas mientras hemos echado más postales y desayunamos en un nuevo día en este curioso país. Pero la historia no acaba ahí. Resulta que la anguila no estaba satisfecha de lo que había logrado y se acordó de la piedra tan grande que habían encontrado y al ver que tenía tres colores (negro, blanco y azul) decidió arrojarla al aire.

Pero la piedra no cayó, sino que floto en el aire, y la anguila volvió a decir otras palabras mágicas. La piedra empezó a bajar lentamente y se posó sobre la tierra, con la gran sorpresa, que algo de la parte azul se había roto formando el cielo. La anguila volvió a lanzarla al aire y la piedra cayó sobre el lado negro dando lugar a la noche, y luego sobre la blanca, rompiendo la oscuridad. Finalmente, con la parte azul que quedaba, volvió a pronunciar las palabras mágicas, y apareció el mar. Solo quedaban unos añicos, 8 en concreto, uno para cada una de las principales islas de Tuvalu


 

No deja de ser una leyenda, pero da conciencia del aislamiento que ha tenido el país incluso dentro de la propia Polinesia. Eso si, se considera uno de los lugares más seguros del planeta, lejos de luchas y guerras y conflictos de cualquier tipo. De hecho estamos más distantes de todo que aquel día que aparecimos en la ciudad más alejada de cualquier punto con mar del planeta, Urumqi.

Ah! Ya ha aparecido nuestro "marinero". Toalla, bañadores y ojos bien abiertos… nos vamos a un lugar muy particular de Tuvalu.


 

El alquiler de un bote aquí en Funafuti no ha sido nada barato. Nos ha costado 200 AUD, pero no hay muchas más opciones y no todos los días se está en un país tan remoto y con tanta riqueza marina. Despedimos a nuestro "contacto" (por decir así) que hoy le ha venido un angel a ver…


Nuestro destino son las aguas cristalinas y coralinas de Fualoa, especialmente Tepuka, en un viaje de unos 12 km. Vigilamos que llevan dos tanques de gasolina para no quedarnos tirados.

El Área de Conservación de Funafuti abarca 33 km2 de agua y tierra en el lado occidental del atolón e incluye los arrecifes, lagunillas, canales, océano y los habitats de las islas. Hay seis islotes deshabitados con densos bosques, cocoteros. Vamos, un lugar que si no fuera por el peligro de desaparición y el aislamiento del país, tendrían ya cientos de resorts.

Esto es el hogar de cientos de especies de peces, corales, algas e invertebrados. !!INCLUSO HEMOS VISTO POR PRIMERA VEZ UN PEZ VOLADOR!! (que se mantenía mucho tiempo "volando" sobre las aguas).

No disponemos de demasiadas fotos, ya que tenemos muerta la cámara acuática, pero esta zona de aves marinas y cientos de recursos en los últimos 20 años se ha deteriorado demasiado, debido a las redes de pesca y el aumento de la contaminación.

Es aquí cuando tenemos que hablar del principal problema de Tuvalu. !!Tuvalu SE HUNDE!!. No lo habíamos visto tan claramente en Maldivas. Estamos pasando por lugares donde depósitos de arena que eran islas HAN DESAPARECIDO por el aumento de las aguas. Corales se mueren por la temperatura. Es una catástrofe terrible que no tiene ni punto de comparación a lo que se ve por la tele.


 

Como ya vieramos en el viaje a Maldivas 2011, las Maldivas es el país más bajo del mundo con solo 1,5 m de media sobre el nivel del mar. Tuvalu es el segundo con apenas 5 metros de media. Por detrás está Islas Marshall con 10 metros. Es por ello que la bella Tuvalu, un estado formado por cuatro arrecifes de coral y cinco atolones que cubren una superficie en total de 25 km2 está condenado a desaparecer. La ventaja, por decir algo, respecto a Maldivas, es que en todo el país viven menos de 12.000 personas, lo que lo convierte en el segundo país menos poblado del mundo tras el Vaticano, y su evacuación podría ser más sencilla (foto sacada del google imagenes)


Esto también afecta a los que vengan buscando disfrutar de su cristalina laguna, del maravilloso Océano Pacífico, de su virgen vida de coral y acuática. Hay que reconocer que esta zona es una verdadera maravilla


 

Pasamos la mañana por aquí viendo el Área de Conservación de Funufati, deseando que haya solución para todo esto, que dejen de deshelarse los polos y que el agua deje de subir tan rápido. Solo son deseos, porque en la realidad, habiendo países como China y su gran industria, desentendido completamente de los problemas climáticos, poco vamos a poder hacer.

Lo que no perdonamos es una buena pizza (!!siiiiiiii, por fin pasta!!) en la terraza de nuestra habitación en el Vaiaku Lagi Hotel


La tarde la hemos aprovechado para leer y descansar de cara a afrontar el segundo tercio del viaje que empezamos mañana. A leer sobre la lengua de Tuvalu, una lengua polinésica del grupo Ellicean, la más alejada de todas las demás lenguas polinésicas como el hawaiano, marí, tahitiano, samoano o tongano, y estrechamente relacionada con idiomas hablados en la Micronesia o en la Melanesia Norte y Central.

Apenas hemos aprendido algunas palabras, como Talofa (hola), Tofa (adiós), Fakafetai (gracias), Lo (si) o Ikai (no). En fin… para la próxima vez, jaja

ORGANIZANDO SOBRE LA MARCHA:

Hoy no organizamos nada y aprovechamos sólo para conocer y descansar. Mañana regresamos a Suva para pasado ir hacia Tonga. ¿Saldrá mañana el vuelo de Tuvalu?

También hemos aprendido que el deporte nacional es el Te Ano (pelota) donde dos equipos se alinean uno frente a otro, y con una pesada pelota un miembro de un equipo envía al otro campo y éste debe devolverla con sus manos. Si un equipo deja caer la pelota, es punto para el contrario. Lo mejor es que al llegar a 10, el perdedor tiene que realizar una rutina de baile y canción llevando a los ganadores.

!! Suenan las sirenas !! !! Suenan las sirenas !! ¿Qué pasa? ¿Nos hundimos ya? Suenan hasta 3 veces y de pronto oímos aterrizar un avión. Pero no decían que aquí solo venían dos vuelos semanales. Como estamos al lado del aeropuerto (a ver, para que vamos a engañarnos, estamos al lado de todo) nos acercamos a ver que pasa. Las banderas rojas lucen en ambos lados de la pista. Parece ser que así señalan a la población para que despejen la pista. Todo el mundo corre hacia la terminal, nadie quiere perderselo, como ayer cuando llegamos.

 
 

Cuatro grandes todoterrenos, uno con la bandera de Tuvalu, esperan al lado del edificio. Debe ser alguién importante, pues el avión no es de Air Pacific, el único que vuela a estas islas.


Efectivamente, estamos en un momento importante. Ha llegado el Primer Ministro Australiano con el Primer Ministro de Tuvalu y vienen acompañados de mucha gente. A algunos los van recogiendo en los todoterrenos y se dirigen a… !!a nuestro hotel!! (bueno, tampoco es que hubiera demasiadas opciones)


 

Pero desde luego, lo que más nos ha gustado, es el ingenio de un tuvalés que se ha inventado su propio sistema de "Duty Free" y lo ha acercado al aeropuerto para ver si "pesca" algo. Si es que, con ingenio se va por todo el mundo, jajajaja… un 10 para él.


 

Una cosa que no deja de sorprendernos es que aquí !!NO HAY APENAS MOSQUITOS!!… intuíamos que iba a estar plagado, pero apenas hemos usado el relec para Tanna en Vanuatu, y algo en Uepi por las noches, pero poco más.

Algo con lo que ya no podemos es con la comida. Nos conformábamos con unos spaguetti con tomate, no pedimos más. Porque por pedir, pediríamos esa tortillita de patatas con una jamón recién partido, o a la anguila y el lenguado de la leyenda… ainsss… En fin, que desde que salimos de Uepi (donde comimos de maravilla y variado), !!AQUÍ NO HAY QUIÉN COMA!!. Todo son "potingues" y mezclas chinas (comida que odiamos a muerte) y así llevamos varios días. Hoy, como ha venido la "high class" de Occidente, además han hecho una especie de show en el hotel con bailes de la isla.


 

Mañana estaremos hasta el almuerzo aquí y despediremos, quizás para siempre, la isla "boomerang", sus preciosos atolones, la amabilidad de su gente (hay que reconocer que son un encanto) y una de las áreas de aguas azul turquesa, corales y fauna marina más impresionantes y virgenes del planeta. Tocamos madera para que salga nuestro avión y vuelvan a sonar las sirenas. Hasta entonces…

Isaac y Paula, desde Funafuti (Tuvalu)

GASTOS DEL DIA: 200 AUD (apróx 173,91 EUR)

Pin
Send
Share
Send