Viajes

Kiribati, la Atlántida del Pacífico

Pin
Send
Share
Send


14 de Agosto de 2062. Hoy es un día especial, hace 53 años de una fecha que no olvidamos celebrar año tras año, a pesar de la edad, y 50 años de nuestra visita a un país, Kiribati, que hoy es portada de los principales periódicos, ya que lo han dado oficialmente por desaparecido bajo las aguas. Paula desayuna las tostadas que tanto le gustan mientras Isaac aprovecho desde nuestro privilegiado apartamento en el 32º piso del edificio en el que vivimos para tomar un capuchino, escribir y observar las preciosas vistas de A Coruña de este día soleado, una de las primeras ciudades con canales de agua de España. Aún recordamos cuando decían que Galicia era el lugar más lluvioso de España. Hoy, con todo el sur convertido en un desierto, miles de turistas vienen a las blancas playas de arena artificial protegidas por sacos de arena con cercana fecha de caducidad.

La solución esperimental que muchos países han adoptado ya parece que funciona, aunque no podemos sentirnos más que afortunados, porque realmente parecen latas flotantes en un ocáno lleno de basura y contaminación. Kiribati es el primer país oficialmente dado por desaparecido, pero próximamente se hará oficial que Maldivas, Tuvalu e Islas Marshall han quedado completamente abnegadas por las aguas. Triste final para lugares maravillosos de los que disfrutamos en nuestros viajes de allá en 2011 a Maldivas y 2012 a los Mares del Sur. !Que tiempos aquellos!

Los "Lilypad" son ecópolis flotantes de refugiados que viajan con las corrientes marinas desde el ecuador a los polos. Son ciudades anfibias autosuficientes, y aunque cuenta con tecnologías verdes como la solar, eólica o mareomotriz, nunca llegó a funcionar las cubiertas de dióxido de titanio que reaccionaban con los rayos UV permitiendo la absorbción de la contaminación atmosférica. Hoy por hoy la tierra es un auténtico estercolero, y sus aguas, cada vez más cáidas. han destruido las últimas maravillas de arrecifes de coral que quedaban, además de no quedar ningún Iceberg de todos aquellos que vieramos en el viaje a la Antártida de 2009, por no hablar de todas las especies extinguidas.

Aún recordamos áquel 14 de Agosto de 2011, nuestro segundo día en Tarawa. Áquel día nos levantaramos con una mezcla de decepción, pena, impotencia… Pero aquel día, y siguiendo los consejos de nuestro "amigo embajador" queríamos ver la "otra Kiribati", el Norte de Tarawa, la más tradicional, y así lo ibamos a hacer (125 AUD los dos) tras un desayuno fuerte del Molly's Motel y prepararnos un picnic para el camino (29.20 AUD). Teníamos 34 años, hoy no podríamos pegarnos aquellos "tutes" de vuelos… Nuestra ruta del día estaba clara:

La idea que por entonces teníamos de un bote era algo menos sotisficadas que las de ahora. Entonces una simple chalana nos servía para perdernos por la laguna de intenso azul turquesa que encierra el atolón de Tarawa. Con nosotros venían nuestros amigos californianos y la "chica guapa" del Mary's Motel. No necesitabamos más.


 

La distancia que separaba el Sur de Tarawa de la isla abandonada de Biketawe en nuestra embarcación, que apenas llevaba dos depositos de gasolina que hoy se pagarían a precio de oro, era de unos 30-35 minutos. Aún recordamos aquel "barquero" espabilado, siempre esquivando las aguas bajas más coralinas para introducirse habilmente por los canales formados con marea baja a esas horas de la mañana. Hubiera sido un bien sitio para pescar algo, ¿no Paula?

En marea baja todo se veía distinto a cuando ésta subía. Era hasta 1 km de tierra abierta a la misma cota, que horas después quedaba inundada por las aguas. Kiribati tenía 2 metros de altura media en la mayoría de sus atolones y ya por entonces comenzaba a haber conciencia del grave problema del calentamiento global en el planeta


 

De hecho, los problemas que vieramos el día anterior de basura, pobreza y superpoblación eran los principales en aquel entonces, pero ya Anote Tong, el presidente kiribatiano, era protagonista de los primeros anuncios apocalípticos diciendo que el país estaría obligado a mudarse por efectos del cambio climático de no mediar ayuda internacional y sus más de 100.000 habitanes acabarían siendo refugiados ambientales. Incluso los modelos experimentales predecían que escenarios de finales del S.XXI hundirían antes a Kiribati que a Maldivas, Tuvalu o Islas Marhsall.


Kiribati se convertiría, según esos modelos de calentamiento, en la nueva Atlántida moderna del S.XXI


 

Mientras eso ocurría, como si de una película de Ciencia Ficción se tratase, el Gobierno negociaba la compra de 20 km2 a su vecina Fiji, y en contra del pensamiento de la gran mayoria de i-kiribatianos. Sería un apartado en la isla de Viti Levu que vieramos ese mismo año 2011 en nuestro viajes por los Mares del Sur.

Recordamos también con cariño la diferencia de las Islas del Norte de Tarawa con el basurero del Sur. Con aquella marea tan baja de la mañana de aquel 14 de Agosto, atravesar de una isla a otra resultaba realmente sencillo…


 

… tan sencillo como remargarse un poco los pantalones. Al otro lado, decenas de niños nos saludaban con una sonrisa. Esta gente, estos pueblos, vivían de manera muy distinta a lo visto en Bairiki o Betio.


 

Recordamos también con mucho cariño como nos recibían. Pocos viajeros llegaban a aquellas islas casi incomunicadas del resto del mundo. Una mano, una sonrisa, una foto, para ellos suponía más que para cualquiera de nosotros un movil de última tecnológía.


 

Al día siguiente descubriríamos algo más sobre la vida de aquella gente y su maneaba, su símbolo institucional más importante y que se basa en el fundamento de la vida en comunidad y su importancia a lo social, econóomico y politíco discutido por ellos mismos.


 

También aquel día nos sorprendería observar como la suciedad del Sur desaparecía, siendo villas completamente limpias, con un cierto orden, y totalmente de subsistencia


 

Y es que los i-kiribatis del Norte tenían en sus tierras todo aquello que podían necesitar para satisfacer sus necesidades primarías, desde plantaciones, inventos para recoger "fuertes bebidas", cocoteros para aprovechar su comida y bebida en abundancia…


 

… cerdos, gallinas y otros animales domésticos, sabrosas frutas y hortalizas que satisfacer su alimentación…


 

Realmente desde que abandonaramos Tanna en Vanuatu o Islas Salomón de áquel, sin duda, uno de nuestros mejores viajes, no no sentíamos tan cerca de lo que se podía denominar la "antigua Oceanía", la de las casas de madera de techos de hojas, la de la sonrisa a los extranjeros, la de las tradiciones más ancestrales, la del cariño de sus niños saliendo de la escuela con la lección de inglés recién aprendida…


 

Era hora de regresar, la marea subía muy rápidamente ya que las planicies sin agua por las que habíamos caminado apenas tenían centímetros sobre el nivel del mar. También recogímos esa arena que hoy luce en botecitos junto a otros viajes en nuestro bonito salón decorado con recuerdos de muchos lugares


 

Daba cierto "vértigo" ver lo rápido que subían las aguas en menos de una hora, eliminando cualquier rastro de los canales por los que llegaramos hasta Biketawe y sus islas de alrededor. !!Corre Paula!! !!Correeee!!

Pero sobre todo, lo que daba cierto desconsuelo, era ver como a nuestro alrededor existía una antiguo resort propiedad del gobierno, que en su día era financiado por 60 millones de dolares de ayuda al año, con un montón de pequeñas chozas para relajarse, duchas, wc,…

Es muy posible que el año 2062 sea muy pronto para que todo esto ocurra, pero como sigamos sin concienciarnos de un problema real que está ahí fuera serán nuestros hijos y nietos quienes los sufran. Sería mucho más que una pena…
ORGANIZANDO SOBRE LA MARCHA: Nada nuevo organizado hoy. Seguimos con idea de pensar lo que hacer a partir de aquí mañana o en Sydney

Kiribati había sido durante los 90 un lugar promocionado por las principales folletos de las agencias de viaje de Australia y Estadso Unidos, como un paraíso a mitad de camino entre Hawaii y Australia de "aguas azul turquesa rodeadas de palmeras". Y no mentían, pero nunca llegaron los turistas.


El complejo era en 2012 un pueblo fantasma, con todo tal y como fué en su momento, pero abandonado a su suerte y a las inclemencias del tiempo, y a la llegada de algún viajero despistado como nosotros a quién hacer un pequeño tour para conocer el verdadero pueblo micronesio en el que estabamos


 

Y fué a aquellos viajeros a los que enfocaba su mirada la web oficial de turismo de Kiribati en aquella época con un eslogan que rezaba "For travellers, not tourist". Lo cierto es que turistas no había ni el primero.

Hoy leemos con cariño aquella aventura, esos relatos en chavetas que tanto nos cuentan ahora que no podemos llegar tan lejos, esa cena (30 AUD), esas fotos de ese atardecer en la laguna que todos los días llegaba…

… así como algo todavía más importante y que nunca olvidamos, es el abrazo de todos aquellos niños como el más grande que siempre recibimos y que nos acompaña hasta hoy en nuestras aventuras… !!gracias abuela chavetas!! !!Hasta siempre Kiribati!!


Isaac y Paula, desde Bairiki en Tarawa (Kiribati)

GASTOS DEL DIA: 184,20 AUD (apróx 160.17 EUR)

Pin
Send
Share
Send