Viajes

Qué visitar en Canberra

Pin
Send
Share
Send


Hemos de reconocer que somos de esas personas que cuando eramos pequeños prestabamos especial atención a las lecciones de geografía. Aún recordamos cuando estudiabamos las capitales del mundo, lo extraño que se nos hacía estudiar Camberra como capital de Australia. El tiempo pasó, y llegó la adolescencia, y con ella y los primeros viajes. Entonces comenzaba la curiosidad por ver en los telediarios las noticias del mundo. No recordamos haber escuchado nunca alguna noticia de Camberra, pero sin embargo, seguía en nuestra memoria. Sydney, Merburne, Brisbane… ¿Camberra realmente existiría?


Meterse en la historia de un país como Australia es algo que nos encantaría en el futuro. En esta ocasión quedará como una simple visión parcial de un lugar que, creemos, da para mucho. Atravesar las carreteras de las tierras donde antiguamente vivían las tribus de los Ngunnawai y los Walgalu, lugares que estuvieron poblados hace más de 21.000 años, y que dan nombre a la ciudad de nuestro destino, Kambera (aborigen de Camberra que significa "lugar de encuentros") es retroceder decenas de años en el tiempo en un trayecto de algo más de 3 horas desde Sydney.

A pesar de los 280 km que nos separan de las principales visitas (110 AUD cada uno en grupo reducido), el camino no se hace para nada pesado. Las carreteras son buenas (o muy buenas) y en un momento dado comenzamos a atravesar campiñas y viñedos de lo que parece ser el origen de uno de los mejores vinos australianos. Aquí también hacemos una parada en el pintoresco pueblo de Bemirra y su, no menos pintoresca "bakery"


 

Sólo que no contábamos con un "pequeño" problema, y es que mientras Isaac intenta desayunar algo (25.25 AUD), Paula ve como abre una pequeña y "cuca" tienda de Navidad unos metros más abajo… !!corre Paula corre!!


 

Con algo menos de dinero en el bolsillo, pero un "potricol" más (17 AUD), hacemos el resto de trayecto que falta hacia nuestro destino para alrededor de las 11'30 comenzar a subir al monte que protege la ciudad, el Monte Ainslie, de 842 metros.

 
 

El Monte Ainslie ofrece, a estas hora de la mañana, las mejores vistas de la capital de la Nación con una panorámica preciosa de todo lo que nos vamos a encontrar hoy.


Abajo luce una capital muy diferente a lo que podíamos habernos imaginado. Amplias avenidas bien planificadas crean cuadrículas perfectas donde pequeñas casas bajas y una pequeña zona de casa altas forman una ciudad de poco más de 300.000 habitantes. ¿Como una ciudad del tamaño de A Coruña es capital de una país tan grande como Australia?


 

Para conocer la razón tenemos que remontarnos un siglo atrás, alrededor del año 1908, cuando tras una larga disputa entre Melbourne y Sydney acabó con la decisión de crear una ciudad "planificada" con las nuevas tendencias del movimiento "ciudad jardín" en este área. La combinación de vegetación y diseño le dieron a Camberra el título de "capital del arbusto"

Hoy la ciudad, además de ser un verdadero ejemplo de ciudad organizada y eficiente, destaca por su rojizo paseo-avenida que comunica el viejo y nuevo Parlamento con el Austrlian War Memorial, partiendo literalmente la ciudad en dos.


 

Camberra no destaca por ser un destino turístico por excelencia, de hecho se trata de una de las ciudades más multiculturales de todo Australia, debido a que acoge a miles de personas relacionadas con todas las instituciones políticas, embajadas y demás organizaciones similares. Aún asi, la vida de la ciudad se entremezcla con la naturaleza, siendo una posible base para conocer la autenticidad del territorio que nos rodea así como la del río Molonglo que fluye represado en el centro de la ciudad para formar el lago artificial Burley Griffin.

 
 

Bajamos sobre nuestros pasos y tocamos una de las visitas principales del motivo por el que nos hemos desplazado hasta aquí, el Australian War Memorial, un impresionante museo que guarda otro "pedacito" de historia y hace memoria de todos los australianos muertos en la decenas de guerras que han existido hasta el momento, incluyendo las dos grandes guerras.


 

Dejando atrás el paseo que nos llevará a nuevas visitas, desde una perspectiva realmente bonita, y tras comer algo rápido (25.50 AUD) para no perder tiempo, afrontamos la entrada a otro estremecedor memorial de los que hemos visto ya por el mundo.


El Australian War Memorial es el particular homenaje que hace Australia ha sus soldados muertos en actos de combates por el mundo, y para ello han construido un precioso edificio al otro lado del gran boulevard desde el que se ve el Parlamento al otro lado del lago.


 

En el fondo del patio principal se encuentra una especie de cúpula que solo deja pasar las luz a través de unas bonitas cristaleras. En los laterales se encuentra el simbolismo del aire, la tierra, el fuego y la madera…


 

… La cúpula es también un prodigio arquitectónico, pero quizás lo que más impresiona son los memoriales con todos los nombres de los Australianos muertos en la I Guerra Mundial, II Guerra Mundial, Epoca del Colonianismo y todas las guerras en las que se han involucrado los "aussies".


 

Bajamos las escaleras y vamos a dar con un museo en toda regla. Cientos de documentación, fotos y artefactos llenan salas con temáticas claramente definidas. La I y II Guerra Mundial, como no podría ser de otra forma, ocupan las salas más amplias…


Las recreaciones de las batallas más importantes se ha hecho con pequeñas maquetas detalladas hasta el milímetro. !! Son una pasada !!. Habíamos visto otro tipos de museo, con fotos, recreaciones y demás, pero realmente es una forma "diferente" de ver la historia realmente lograda…


 

En la sala de la II Guerra Mundial hay recreaciones de los aviones utilizados en las batallas del Pacífico, especialmente hacen hincapié en la recuperación de Nueva Guinea…


 

Sabemos que no es muy "así" decirlo, pero realmente nos sentimos orgullosos de haber "disfrutado" y "tocado" sin cristales, ni maquetas, en la propia isla de Guadalcanal en Islas Salomón del museo al aire libre con los verdaderos aeroplanos y otros artefactosde la batalla de Guadalcanal, así como los que vimos en Kiribati de la batalla de Tarawa.


 

La gran mayoría de la gente que paseamos por el museo somos turistas y viajeros. De ellos, otro porcentaje muy alto son japoneses. Ya hemos hablado mucho de ello, pero aquí en Australia hay más japoneses que cualquier otra nacionalidad extranjera. No sabemos como verán la "otra versión" de la historia de la II Guerra Mundial, pero aquí la posición es mucho más "yanki" que "imparcial". Otro dato, de los más de 50.000.000 de personas muertas en la II Guerra Mundial, 40.000 fueron australianos (contra 3 millones de alemanes y chinos, casi 2 millones de japoneses, entre 8 y 10 millones de rusos y menos de 200.000 estadounidenses)




Abandonamos otra "visión" de la historia, para acercarnos al otro lado del Lago, dejando a un lado también la Captain Cook Memorial Fountain (estamos de este tio… ), a la National Gallery de Camberra.

En el interior no permiten hacer fotos, pero para unos "incultos" del arte como nosotros (no somos de visitar demasiado) ha habido ciertas esculturas y pinturas aborigenes realmente curiosas que nos han llamado la atención…


 

La siguiente etapa cierra el circulo de la ciudad. El Parliament House y la Old Parliament House (otro edificio blanco debajo del anterior), son los edificios que albergan al gobierno del país, y donde cualquier ciudadano y visitante puede entrar de forma gratuita y transparente (pasando los pertinentes controles de seguridad, por supuesto)


El 9 de Mayo de 1988, con la celebración del bicentenario de Australia, se inaguró esta nueva sede del Parlamento. De hecho, cuando se pregunta a los australianos por Camberra la asocian a politicos y a este Parlamento, pero su visión cambia cuando visitan esta ciudad planificada de apenas 350.000 habitantes.

El hall es realmente digno de ver, con grandes piezas de mármoles traídos de Bélgica, Italia y otros países europeos


 

Lo que si son propios del país son la madera de las puertas y sus mosaicos, asemejando el arte aborigen que acabamos de ver en el Museo National

En la planta de arriba hay una especie de "pequeño museo" donde hablan de los acuerdos y ayudas que aportan a otros países, especialmente de los que acabamos de venir. Nos sorprende ver las ayudas que brindan a Kiribati, aunque todavía falta mucha por llegar…


 

Al igual que hiciéramos el último día de nuestra estancia en Tarawa, donde asistimos a nuestra primera sesión parlamentaria, hoy se nos ha brindado la oportunidad de asistir a otra. No lo habíamos hecho nunca y dos en un viaje. Al menos en el pequeño país de la Micronesia estaban todos sus miembros, aquí no había "ni el tato".

Tras casi 1 hora y media de visita de sus instalaciones, salimos de nuevo a la parte exterior, de amplias explanadas y donde vemos un enorme jardín que comunica con un edificio blanco intenso, que era el Old Parliament.


 

Y, por supuesto, lo que no podía faltar en Camberra, es la zona de embajadas. !! NO HABÍAMOS VISTO COSA SEMEJANTE EN LA VIDA !!. Tienen un enorme área donde se concentran absolutamente todas las embajadas del país, desde la Española, la Italiana, Francesa, Indonesia, Egipto, China, etc… La China es realmente grande, pero la de Estados Unidos ocupa casi 10 veces la española, siendo la más grande de todas. La que tiene el honor de ser la más bonita es la de… !! Papua Nueva Guinea !! (¿será una señal?)


 

Es hora de abandonar la Capital de Australia, viendo otro de los monumentos con los que el país conmemora el rol de los Estados Unidos en la II Guerra Mundial. Lo diferente de este monolito no es su arquitectura o forma, sino que los fondos para construirlo salieron de los propios ciudadanos que, cuando se les propuso la idea, decidieron construir esta altísima columna de forma octogonal coronada con un águila americana estilizada. El conjunto mide casi unos 100 metros.


Quizás, el único "pero" que nos queda, es conocer que en esta zona vivieron la población humana más antigua del país (restos arqueológicos así lo sugieren), y como en toda historia de colonizaciones llegaron los Europeos y arrasaron por donde pasaron, especialmente con la transmisión de la viruela y el sarampión.

Un viaje a la Australia más auténtica, más interior, debe ser uno de esos viajes inolvidables que calan en el corazón de uno. Muchas veces hemos visto esas películas de los grandes desiertos, de esos escasos árboles, de las grandes manadas de ganado, esas granjas o esos colores rojizos. !! Volveremos algún día !! Quizás más pronto que tarde…


Camberra es una verdadera ciudad moderna, ciudad modelo, ciudad jardin, con muy pocos años de historia, cuya planificación y función era realmente desconocida por nosotros hasta este momento y hemos quedado gratamente sorprendidos. ¿Por qué no diversificar las funciones políticas de las grandes capitales del mundo y hacer ciudades de este tipo? Quizás no sea el mejor momento para plantearlo, pero Australia nuevamente vuelve a sorprendernos…

ORGANIZANDO SOBRE LA MARCHA:

Confirmado vuelo de Virgin Australia desde Sydney a Brisbane para el día 22 de Agosto a las 6'30, y otra compañía de bajo coste, Jetstar, para el trayecto Brisbane-Cairns-Tokyo del 23 de Agosto.

Si hubiesemos hecho Fiji-(cualquier escala)-España los precios no nos bajaban de 2000 euros por persona. Ir por Sydney y luego Tokyo no ha llegado a 600 euros por persona. ¿Alguién se lo explica? Ahora podemos usar la opción de volver con Bristish, completando el billete abierto que teníamos, desde Haneda.

Atrás dejamos la vida en Camberra que choca bastante con lo que estamos acostumbrados. Una pequeña parada en la que no acabamos de decidirnos por donde cenar (21.75 AUD), es lo único que nos queda que contar de otras 3 horas de viaje de vuelta, antes de caer en nuestra cómoda cama del Sydney Harbour YHA.


 

Como en Brisbane no tendremos mucho tiempo, mañana aprovecharemos para lavar algo de ropa, abastecernos (8.50 AUD) y afrontar la última, ahora si, etapa del viaje. Para ello contamos con Sydney, que seguro que vuelve a reservarnos… alguna que otra sopresa


Paula e Isaac, foto de Camberra pero ya desde Sydney (Australia)

GASTOS DEL DIA: 301 AUD (apróx 273.64 EUR) y REGALOS: 17 AUD (apróx 15.45 EUR)

Pin
Send
Share
Send