Viajes

Delta del Okavango, el jardín de África

Pin
Send
Share
Send


Hablaba días atrás, cuando sobrevolamos este paraíso natural lejos de la civilización, del jardín de África. Cuando uno se mimetiza tanto con la naturaleza como en Moremi llega a perder un poco el sentido de la realidad, algo que me ocurrió pocas veces antes (si cabe en la Antártida) pero el Delta del Okavango es mucho más que esta Reserva Natural, es un oasis de características extraordinarias encajado en la aridez de un inmenso desierto que hasta en la época más seca deja un universo de canales, lagunas e islas de vida… y "algún susto" que nos recuerda que no estamos en un zoo


¿Y si os dijese que entre todos los atardeceres que te ofrece África hoy haya asistido a uno de los más hermosos? Cada día en este viaje… !!es un auténtico regalo!!

Atravesando Moremi hacia el embarcadero de Mboma

"Good Morning! Good Morning!" !Lo admito! Mi sueño profundo no me permite escuchar el "despertador andante" (es Sele el que se entera) aunque hoy me ha sorprendido más que nunca abrir la cremallera de la tienda y observar como ya estaban desmontando el campamento que se llevan para Savuti mientras nosotros pasaremos una noche en el Delta del Okavango. !Menudo currazo! También me fascina la frescura que respiran mis compañeros de viaje a primera hora de la mañana (¿verdad Reyes?)… !con lo que me cuesta arrancar a mi!



Nuestra ruta de hoy nos lleva al embarcadero de Mboma donde quedarán nuestros queridos Willie y Costa para aventurarnos en un nuevo medio de transporte hacia la isla de Xhobega donde dormiremos, en una ruta parecida a la siguiente…


!No! Tampoco faltan unos excelentes huevos y bacon para desayunar. "¿Pero no estáis en medio de la nada?" Cosas inexplicables que tiene un safari con Mopane, así como también poder cargar las baterías, ducharse y levantarse al lado de algunas de las aves más apasionantes del planeta. !400 especies distintas!




Hoy si hemos tenido un pequeño cambio. En lugar de llevarnos la maleta/mochila con nosotros para 1 día, esta se quedará en el coche y ya la hemos dejado en la entrada de la tienda para que la recojan y nos llevamos una bolsa de mano.

Willie vuelve al área del leopardo. A veces creo que la simbiosis no la tienen aves y antílopes, sino nuestro excelente guía y estos felinos. Grullas, garcetas y alguna avutarda dejan paso a un pequeño y escurridizo bushbuck, antílope complicado de ver


Aunque había un ave que ya teníamos ganas de tener cerca, el hermoso jaribú africano que llega a alcanzar el metro y medio y tiene un cierto parecido a nuestra cigüeña aunque parece ser que es capaz de alimentarse hasta de cocodrilos pequeños. A veces pienso que, aunque parezca absurdo, nuestros avistamientos también tienen ganas de ser fotografíados. Sería lo único que explicaría esas poses con alas abiertas que tanta belleza desprende



Steenbok, cebras, carracas nos llevan al "centro neurálgico" de Moremi.




Estamos en el Third Bridge, un área donde también se encuentra un pequeño camping donde nunca hay plaza a no ser que insistas mucho (y ya ni decir tiene si lo haces por internet). Aquí vimos los Licaones el primer día en nuestra llegada a Moremi aunque no hemos vuelto a tener suerte con ello (parece ser que ya hemos sido más afortunados que el 80% de la gente)




Aunque la escena está ocurriendo a nuestras espaldas. Decenas y decenas de elefantes están atravesando !!el camping!! en estos momentos mientras nosotros hacemos una pausa para el café y Willie, Costa y Ana arreglan los permisos.



Lo primero que pensamos todos es… !tiene que ser peligroso dormir en tiendas aquí! pero ante la pregunta repetida día tras día, todo el mundo reacciona con parsimonia. Los elefantes no se meten contigo si tú no les supones una amenaza.


Es posiblemente este tramo que va desde Third Brige al embarcadero de Mboma el que me ha resultado más pesado de todos estos días. ¿Será por esa diferencia entre traslado y safari real?. Quizás en ello haya influido también un paisaje tétrico de árboles arrasados por elefantes de este área más al oeste de la reserva pero que siempre deja alguna parada de gran belleza




Tampoco faltan a la cita las simpáticas jirafas y algún pequeñin elefantito con menos de 10 semanas de vida



Son alrededor de las 12'00 cuando llegamos al aislado embarcadero de Mboma donde están esperándonos.



Todavía no lo sabíamos pero en este punto iba a comenzar otra de las grandes aventuras de nuestro paso por Botswana

El mokoro "atrapado" del Okavango

Si alguien pensaba que hoy iba a ser un día tranquilo no estaba más lejos de la realidad. En el Delta del Okavango siempre pasa algo y aunque en algún momento pueda uno llegar a creer que está en un zoo gigante o un parque de atracciones, la naturaleza te devuelve a la realidad. Esta la historia de un mokoro "atrapado" en un canal del Delta

LA SERIE "VIAJE A BOTSWANA" YA EN YOUTUBE: Tras la experiencia en Groenlandia muchos nos habíais pedido la mejor EXPERIENCIA AUDIOVISUAL para este viaje y !os hemos escuchado!. En nuestro Canal Youtube ya puedes ver la SERIE COMPLETA y a continuación el capítulo de este día sin salir del artículo que estás leyendo (sobrevolando el Delta del Okavango)…

Un mokoro no deja de ser una piragua que en sus orígenes se hacía de madera de ébano pero vemos que hasta a Botwana han llegado las mejoras y hoy por hoy son de fibra de vidrio



Al más puro estilo "veneciano", un remero aprovecha que las aguas del Delta del Okavango son muy bajas para hacerse uso de una "pértiga" y movernos entre canales donde la vegetación sobresale por nuestras cabezas




La excursión en mokoro es una de las más famosas de Botswana y diría que un imprescindible para conocer una de sus tradiciones más antiguas, habiendo incluso tours de jornada de día completo. Sin embargo, tras varios días entre naturaleza no adulterada, no engaño a nadie si digo que inicialmente me ha parecido una "turistada agradable" (el paseo es una gozada)



Respirando ese relax y paseando por canales tranquilos de esta parte del Okavango, incluso hemos podido apreciar elefantes a lo lejos.



Lo que no llegas jamás a pensar en ese momento es que entre risas y bromas, la naturaleza iba a explicarnos un pequeño "detalle" que parecíamos haber olvidado. ¿De qué avisa nuestro "poler"?


Un elefante con una cría se han parado y están cruzando pero sin avanzar demasiado justo en nuestro camino de regreso



Lo que debería quedarse como una curiosidad comienza a eternizarse. No íbamos a estar más de 30 minutos y llevamos ya camino de 1 hora. La crema de sol circula entre las embarcaciones pero nadie se atreve a hacer un mínimo movimiento. Pasar con esta delicada embarcación cerca de una mama elefante con su cría puede ser una muy mala idea


El momento crítico lo pasa Sele con un pequeño golpe de calor. Menos mal que Reyes y Oscar salen rápido al quite y le dicen que meta las muñecas en el agua fría. Todo queda en un susto, uno de casi 1 hora y media ya hasta que… !!oímos el motor de una lancha! Es Willie, que junto al conductor de una motora, han provocado el ruido suficiente como para espantar a los elefantes y permitirnos pasar. !!SALVADOS!! Ni decir tiene que nuestra hidratación, mientras Patxi, MªCruz, Isi y Patri comenzaban su experiencia, ha sido la apropiada


!Nos ha quedado claro! Esto no es un parque de atracciones ni un zoo. Ahora si, esas cervezas… puf!!

Rumbo al corazón del Delta del Okavango

Nuestro privilegiado alojamiento de hoy se encuentra en una isla llamada Xhobega en medio del Delta del Okavango, por lo que abandonamos la experiencia del mokoro (que ya no olvidaremos) para pasar a una lancha mucho más rápida.



La tranquilidad que te da el mokoro no la consigue esta embarcación, sin embargo la cercanía con la que podemos llegar a elefantes, hipopótamos, cocodrilos o aves bien merece el cambio




El trayecto entre canales resulta realmente fascinante dejando a los lados, según avanzamos, enclaves propicios para todo tipo de vida y que hace de este ecosistema ese jardín de África que mencionábamos en la introducción de este relato



El hambre aprieta, hoy más que nunca por nuestro retraso. Con esa permanente sonrisa Gigi nos espera ya en Xhobega con todo listo para los depredadores más feroces del Okavango a estas horas… !!10 viajeros que devoran!!




Eso si, hoy la siesta va a tener que recortarse. Nadie quiere perderse un nuevo atardecer y menos en este singular paisaje

El más bello atardecer en el Delta del Okavango

El amante de la avifauna encontrará en esta jornada su día estrella. Además de garcetas, avutardas, jaribús, aguilas o buitres, antes del atardecer esto es el mayor espectáculo de aves de todo el safari



Incluidos aquellos marabús que habíamos definido en la "Reserva de Masai Mara de Kenia" como los "hombres de la guadaña" pues como carroñeros esperaban la muerte "a su alrededor" para su festín



La caída del sol vuelve a dejar los colores más bonitos del día con esos rojos que solo África brinda




Lo que no esperábamos, ya especial de por si, era vivir un atardecer de ensueño para recordar toda la vida y poner en cualquier top de esas listas interminables que salen cada año en las redes de atardeceres


Es en ese momento cuando uno siente la magia del continente africano, esa que te llevas contigo y te hace volver una y otra vez. Te atrapa y te hipnotiza de por vida.



Incluso cuando el sol ya ha caído y los colores se transforman, la belleza es sublime. Es también en momentos como este cuando te das cuenta la cuenta la suerte de tener un grupo como el que me ha tocado. Es animado, divertido, prima el compañerismo, pero también sabe respetar los tiempos y observar estos momentos en casi completo silencio sin que nadie lo pida



Estoy convencido que Noe y David, Reyes y Oscar, son los que lo disfrutan más especialmente. Yo inevitablemente echo de menos a Paula, que si ya estaría enamorada de todos los "animalitos" (como dice ella), sabe valorar estos momentos como nadie


La noche cae sobre Botswana y nuestro alojamiento y cena están listos para recibirnos

Información de utilidad para el viajero:

Las tiendas de campaña de Xhobega en 2015 nada tienen que ver con nuestras Merus del campamento móvil, aunque si tiene el baño en la parte trasera que permite no alejarse de la misma y algunos pequeños detalles. No olvides tu linterna frontal, agua para la noche y traer las batería cargadas para esta jornada

He de reconocer que cuando comenzaba este día, pensaba que sería el más flojo de la aventura. Más prejuicios absurdos rotos. No solo es de los más completos, sino que resulta tan diferente y especial, que me parece imprescindible y en el que puedo decir ya que es… !!MEJOR SAFARI DE MI VIDA!!


Isaac (y el Mopane Team) desde Isla de Xhobega (Botswana)

GASTOS DEL DÍA: 0 BWP (apróx 0 EUR)

Pin
Send
Share
Send