Viajes

Kigali Memorial Center o Museo del Genocidio

Pin
Send
Share
Send


¿Como puede ser la capital de un país tan accidentado para llamarse "país de las Mil Colinas"? Kigali, capital de la "Suiza de África" representa perfectamente a un país de subsistencia, un país cuyas principales exportaciones son el café arábigo y el té pero que carece apenas de recursos y minerales de importancia y que sufre constantemente sequías. Hoy la conocemos…

Nos acostabamos ayer en el famoso Hotel Des Mille Collines, conocido por la gran mayoría como "Hotel Rwanda", esa gran película que ponía de manifiesto la lucha de un director de este hotel por salvar la vida de muchos tutsis en una matanza sin precedentes.


Dirigida por Terry George en 2004, Hotel Rwanda comenzaba con la firma del convenio de paz entre hutus y tutsis respaldado por la ONU hasta que los transcursos de los acontecimientos llevan al asesinato del presidente ruandés y una señal en clave transmitida por radio, premeditada y preparada, inicia la masacre indiscriminada de tutsis a manos de hutus.



Paul Rusesabagina, director del hotel, es hutu y respaldado por su generosidad y carisma, a base de sobornos y contactos logra ir salvando a todos los tutsis que cobija en su hotel, convirtiendo aquello en un refugio. En un momento de la pelicula se pone de manifiesto como la ONU evacua a los turistas dejando a Paul y a la población a su suerte. Escalofriante.


Hoy por hoy, el Hotel Des Mille Collines está completamente reformado. Se trata de un alojamiento más que correcto, con una gran terraza en el 4º piso donde desayunar, piscina, un patio donde tomar una copa y hasta una pequeña disco-bar. Un lugar perfecto para descansar de la dura experiencia del Volcan Nyragongo en RDCongo.



Aquí desayunamos, hacemos el checkout y nos hacemos una foto esperando a Norman y Alí, con los cuales pasaremos el ultimo día de viaje.




El pasado DIA 26 de viaje en nuestra entrada a Ruanda, comentabamos como una tierra cuya población apenas se diferencia por sus rasgos fisicos se había dividido hasta tal punto de convertirse en una lucha étnica, por culpa de los antiguos colonizadores belgas y otras causas.

Todo ello derivó en una de las mayores matanzas de la historia de la humanidad, y en nuestro paso por Kigali no ibamos a pasar la oportunidad de acercarnos al Museo del Genocidio, el Kigali Memorial Center, un lugar para que nunca se olvide esta penosa historia del mundo. Eso si, arrastramos las mayores "agujetas" que hemos tenido nunca por culpa del descenso del Nyiragongo. Ay ay ay. Gracias Alí.



Aún a día de hoy no hay una definición exacta de lo que Naciones Unidas entiende por genocidio. De lo que no se duda es de los grandes genocidios cometidos en la historia de la humanidad. Así, en la 3ª planta del museo, se hace alusión a genocidios como el de Camboya entre 1975 y 1979 que acabó con entre 1.7 y 3 millones de personas, el genocidio nazi que acabó con entre 10 y 20 millones o el de Pakistan en el 1971 con hasta 3 millones de personas pero se deja de lado la colonización de América, los causados por la Iglesia, los causados por Rusos, Chinos o Japoneses, el de Corea del Norte, el Imperio Otomano o el atroz genocidio de Leopoldo II en el Congo Belga como vieramos ayer.

Las siguientes fotos PUEDEN SER MUY DURAS y están sacadas del Google Imagenes (sacar fotos dentro del museo cuesta 25 $USD por cámara) pero dejan constancia de lo que fué una de las masacres más atroces del mundo moderno: el genocidio ruandés.


La planta baja está completamente dedicada a relatar los hechos sucedidos tanto previamente, como durante, como posterior a la matanza. Todo comenzó mucho antes (perfectamente planificado y se estima que con los fondos internacionles -134 millones de dolares-) de aquel 6 de Abril de 1994, cuando el presidente ruandés es alcanzado por dos misiles y comienza la revuelta. Cinco días después, el 11 de Abril, Bélgica y Francia habían sacado a todos sus nacionales, la misión de pacificación de Naciones Unidas ignoraba por completo el problema y ya habían muerto decenas de miles de tutsis a manos de hutus.



Los testimonios son realmente escalofriantes y deja la piel de gallina. Mujeres violadas, con la cabeza en el retrete y vuelta a violar. Niños malheridos en fosas comunes y tras días desangrándose tiroteados, personas enterradas vivas, mutilaciones,… y las muertes más horrendas jamás leidas. No fueron asesinatos de 1 millón de personas, sino el genocidio una por una de las maneras más atroces jamás imaginadas. El machete fué el icono y el arma de hutus. El 19 de Mayo ya iban 500.000 muertes.


Sólo algún caso de hutus campesinos generosos que ocultaron a trabajadores o familias en sus plantaciones, el caso del hotel rwanda y otros aislados, te permiten respirar de vez en cuando.

Hemos estado en museos como la Casa del Terror en laescapada a Budapest 2009, que recoge los crimenes fascistas y estalinistas en Hungría, Kilmainhall Gaol en la escapada a Dublin 2009, donde está gran parte de la historia más sangrienta de la Rep. Irlanda, y especialmente en el Peace Memorial Museum de Hiroshima en el viaje a Japon 2008, que relata de una manera espeluznante uno de los capítulos más tristes de la II Guerra Mundial, pero la impresión, el espanto y el estremecimiento que se siente en este Kigali Memorial Center del Genocidio Ruandés es realmente conmovedor.

Este episodio termina a mediados del mes de Julio, cuando el Frente Patriótico Ruandés organizado en Junio en el nordeste del país, y una guerrila tutsi llamada el Ejercito de Liberación de Ruanda en el Oeste, consiguen penetrar en Ruanda y obligar al gobierno hutu a huir dirección Zaire seguidos de 2.000.000 de hutus creando en Goma (ciudad que vieramos ayer con sus bases de Naciones Unidas) el mayor campo de refugiados de la historia. Ya era tarde: 1 millon de personas muertas (11% de la población), 100.000 niños huerfanos, 2 millones de desplazados, daños psicológicos procedentes de violaciones y vegaciones sin cuantificar, estructura económica del país destruida…



Abandonamos el museo, no sin antes recoger una frase que te deja helado y reflexivo: "Con el Genocidio Nazi, Naciones Unidas dijo que jamás permitiría que volviese a ocurrir un genocidio semejante. ¿Era sólo para algunos?". Y es que, sin duda, lo peor del exterminio no fuerón nisiquiera sus atrocidades, sino la impasibidad del mundo pese al conocimiento de lo que allí ocurría (el museo contiene faxes enviados a Nueva York, mensaje de Cruz Roja, de misioneros… )

Por encontrarle algo positivo, desde la ubicación del museo tenemos una de las vistas más bonitas de la ciudad de Kigali, una ciudad que hoy es reflejo de lo que hemos ido viendo estos días por Ruanda, donde la sensación de fluidez de prosperidad viene generada por un gobierno que ha conseguido con su plan de reconciliación que toda la gente, incluso el propio presidente, colabore en el mantenimiento del país aunque sea por unas horas.


No hay muchos coches, tampoco motos. No hay muchedumbres, ni suciedad, ni colillas tiradas en el suelo, ni olor a comida. No hay caos. La gente viste bien. Todo está urbanizado y el concepto de comunidad se respeta. No parece África. Ya en la frontera hay un cartel que deja claro "DESARROLLO SI, CORRUPCIÓN NO". Posiblemente esté la parte que no vemos, la Ruanda contrabandista para sacar los materiales del RDCongo es un ejemplo, pero mientras comemos (6.000 RWF) en un pequeño centro comercial, compramos unos regalos (4.000 RWF), o entramos en un supermercado para comprar algunas reservas para el vuelo de regreso (6.380 RWF por pareja) aplaudimos lo conseguido en 17 años.


El día no nos da para conocer mucho más. Es momento de despedidas. Ali y Norman están tristes, ellos se lo han pasado igual de bien que nosotros en lo que era ya un equipo con nuestro "matokarro". !! Hasta siempre amigos !! (nuestro Relationship Juve se pondrá en contacto con vosotros, jeje)



El Aeropuerto de Kigali es muy pequeño. Según llegamos apenas vemos 4 vuelos programados y uno es el nuestro. Todo va en hora, por lo que no tendremos que esperar demasiado. Un café (1.000 RWF), los últimos regalos (19.200 RWF) y la espera con la tristeza de que esto se acaba nos hace pasar la tarde. A las 20.10, con puntualidad, despegamos de Ruanda.




Nuestro avión es un Airbus A330-200 que acaba de llegar de Amsterdam. Está nuevecito. Ha dejado unos cuantos pasajeros y hemos subido nosotros. Unos 40 minutos después aterriza en Entebbe donde vuelve a hacer la misma operación. Es una pequeña parada técnica donde nisiquiera nos bajamos del avión.

Ahora sí, las 22.15, ponemos rumbo a Amsterdam. Son 8 horas de viaje y el agotamiento físico es total. Caemos dormidos. La civilización occidental nos espera de nuevo. !! Hasta pronto África !!


Paula e Isaac, foto de Kigali (Ruanda), volando ya hacia Amsterdam

GASTOS DEL DÍA: 13.380 RWF (apróx 16.52 EUR) y REGALOS: 23.200 (28.64 EUR)

Video: Kigali Genocide Memorial Centre, Rwanda (Abril 2020).

Pin
Send
Share
Send