Viajes

Paso Drake, barco a la deriva

Pin
Send
Share
Send


POFFFFFFFFFFFFF!!! La silla de la habitación pega un tortazo contra la puerta. Me despierto asustado. El barco se zarandea 45º tanto a estribor como a babor. No se balancea, hace loopings! El barco está completamente en silencio. Solo se oye crugir los armarios, las puertas y un silbido de la barandilla del primer piso al deslizarse por el olejae y el viento. Un silbido que no pararé de oir en dos días. Un silbido tétrico.




Ahora entiendo cuando lei el anuncio de Ernest Shackleton, hace ya un siglo, y sin todos los modernismos que tenemos ahora… "Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frio extremo. Largos meses de oscuridad completa. Peligro constante. No es seguro volver con vida". El Paso Drake representa las aguas más tormentosas del mundo, permitiendo el libre desplazamiento de la corriente circumpolar antártica que lleva un enorme volumen de agua (alrededor de 600 vveces el flujo del río Amazonas).




No puedo seguir escribiendo…

Viernes, 4 de Diciembre
Las 18.31, en pleno Paso Drake.
A 64º 47' W, 57º 65' S

Hay fuertes vientos del suroeste de fuerza 7, y la mañana ha sido horrible. Espantosa. He vomitado 2 veces. Las tres cuartas partes de los viajeros están igual. Josep, Angela y Manel se salvan todavía. Por la mañana baje al desayuno y no fui capaz, tuve que subir al camarote. La comida ya ni lo he intentado. Josep y Angela me ha traido una manzana y Manel unas galletitas.

Ahora, según escribo, me encuentro un poco mejor, pero tengo un mareo considerable e irresistibles ganas de vomitar.

Parece un barco de juguete fantasma a la deriva. Solo te encuentras algunas personas tiradas en algunos rincones del bar (destrozado), del hospital o de la cafeteria. No hay nadie en el puente. Todo el mundo está intentando subsistir como buenamente puede. Yo sigo mareado. No logro ponerme en ninguna posición distinta a la horizontal para superarlo. Es horrible. Lo peor del viaje y de cualquier viaje que haya hecho.



Viernes, 4 de Diciembre
Las 21.52, en medio de la nada. Paso Drake.
A 64º 19' W, 58º 03' S

Estoy mucho mejor. He ido con los "tuareg" al bar y me he tomado unas galletas y unos sopistant. Hemos estado charlando. Ya no tengo sudores frios ni sensaciones de arcadas pero sigo mareado.

Viajamos a 10 nudos, y aun no hemos hecho ni la mitad del trayecto. Aprovechamos para salir fuera un rato. Acaban de abrir la puerta. El barco sigue pareciendo un barco fantasma, no hay nadie, pero parece que ya no hay tanto oleaje. La gélida brisa me viene estupenda.


Es increible, precioso, ver como albatros y petreles vuelan en manadas a nuestro alrededor. No balancean las alas, solo flotan. Pueden pasar días sin posar tierra. Es una imagen maravillosa verlos a ambos lados a nuestro alrededor aquí, en medio de la nada.



Y es que estamos… !!en medio de la nada!!. Mirar para atrás da casi miedo. En medio de un oceano cuyo lugar más cerano está a 1 día de camino. Ahora si que siento de verdad, por primera vez, que esto no es un aventura más. Esto marcara mi vida. Habrá un antes y un después. Es dificil narrarlo con palabras, pero verse, en medio de las mares más peligrosas del mundo, me hace sentir… diferente.

Voy a intentar dormir un poco. Manel me acompaña.

Isaac, desde el paso Drake, camino a la Antártida

Video: Impresionante: Buque a la deriva en la Antártida (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send