Viajes

Melchor Island, la Venecia de la Antártida

Pin
Send
Share
Send


Ya desayunado, recibo un par de emails, que el "radio-controler" me baja a la habitación. Uno de ellos lo recibo todos los días o todas las noches. Me hace especial ilusión. El otro es nuevo, ya que nadie conoce el email del barco, apenas dos personas. Como no, es el gran Elias, el gran motivador del blog, nos ha escrito con que todo iba bien y nos ha enviado los comentarios que nos habeis dejado (por cierto, hazlo cada 3 o 4 días o me arruinas y pon en el subject solo y exclusivamente, ISAAC - ROOM 426, jajaja). Angela al leerlos se ha emocionado. Dice que muchas gracias a todos. Al igual que Josep y Manel. Yo, a mi familia, amigos y cia, decirles que estaros tranquilos, que estoy genial, como siempre y que, sin duda ninguna, estoy disfrutando del viaje de mi vida… no solo por lo que veo… sino por lo que siento. Por cierto, aunque lo dije antes de venir, para que no haya dudas. Donde pone "FOTOAA" significa que ahi irá una foto, pero con el EMAIL SATELITAL que hay aqui, solo puedo escribir texto plano. Ni puedo leeros, ni poner fotos, ni internet ni nada. Y ya es bastante, porque encima el teclado está en ruso…

Avisan por el altavoz avistamiento de ballenas! En el Molchanov no hay carreras por los pasillos, ni apretones para coger sitio. Somos apenas unos cincuenta expedicionarios y hay 3 niveles y lugares para ver en todas las direcciones.

Allí están, son Ballenas Jorobadas o también llamadas Yubartas, ballenas que llegan a alcanzar hasta los 17 m (aunque se han visto hasta de 20m) y de 40t de peso. Son una especie protegida desde 1967 ya que apenas hay 10.000 ejemplares en el mundo. Es un privilegio observarlas.




Sólo escuchar en silencio su sonido al salir del agua, trae a la memoria la multitud de cuentos de marineros escuchados siempre. La Yubarta es posiblemente el origen de los grandes mitos de monstruos marinos y de los cantos de las sirenas. Incluso en la actualidad dicen que estar próximo a ellas hace que te sientas desiorientado, probablemente por los sonidos emitidos en su fuerte respiración.



Y es asi, escuchar en silencio las ballenas subir y bajar en las aguas, es una verdadera gozada que hipnotiza a cualquiera. Y eso que no hemos visto saltar a semejantes bichos. Manel lo ha hecho en Alaska, es un afortunado.

Miercoles, 9 de Diciembre
Las 13'14, Dallman Bay, Zodiak por Melchor Island
A 63º 00' W, 64º 19' S

Existen, para mi, muchas Venecias en el mundo. Está la auténtica Venecia, de la cual guardo un grato recuerdo aunque últimamente no oigo cosas muy buenas. Está la Venecia del Norte, como llaman a Brujas. En el VIAJE A BIRMANIA 2006 conoci otra Venecia, el Lago Inle. Hoy he conocido la que he leido llamar la Venecia de la Antártida.

Por primera vez en el viaje, hemos sentido la verdadera crudeza de la Antártida. La temperatura ha bajado muchisimo y la sensación térmica es de -30ºC, además de ventiscas y nieve en abundancia. Aquí ha llegado la Navidad antes de tiempo. Más bien, siempre es Navidad. Que sería una Navidad sin nieve… Hoy he decidido ponerme una capa más ya que hoy vamos a experimentar una nueva experiencia. No haremos "landing" sino que haremos dos expediciones en Zodiak, para poder llegar a los lugares más inexplorados.

La aventura, porque ha sido tal, se hace dura desde el principio. Solo bajar a la Zodiak es un suplicio. Allí buscas tu lugar, te cobijas con los compañeros y proteges la cámara con el pecho intentando evitar su congelación.




He de decir, que cuando creia que ya nada podía sorprenderme ha habido un momento que quería volver a llorar. La zodiak bordea la Isla Melchor desde la Bahia Dallman donde ha fondeado el Molchanov. Desde el primer momento vemos multitud de esculturas naturales, de diferentes azules, tonos y texturas. Delante de nuestros ojos, a apenas 2m, oimos el crugir de uno de ellos viendo como se desliza contra el agua. Es un espectáculo indescriptible. Ya no se ni como hacer los relatos para intentar expresarme. Y las fotos tampoco transmitiran todo lo que aqui se ve. Es el hecho de sentirse nada, minisculo, ante la grandeza de esta inhospita naturaleza, donde sólo unos pocos privilegiados sobreviven. Seres increibles.




Continuamos el paseo adentrandonos entre los icebergs de grandes aristas quebradas por el viento, por vías rodeadas de espesas capas de hielo. Son verdaderos canales. Por eso se llama la Venecia de la Antártida a Melchor Island. Y no solo eso, en su interior, todo tipo de vida, hasta focas de Weddell a menos de 3m.




Volviendo al exterior, podemos observar grandes acantilados, donde cormoranes, pingüinos de todo tipo y petreles hacen su vida.



Las condiciones, ya malas de por si, se endurecen. Ha empezado una ventisca mucho más fuerte y la nieve no para. Ahora entiendo un poco más, aunque sea muy parcialmente, lo que sentian los verdaderos expedicionarios de comienzo del S.XX. La carrera por llegar al Polo Sur que tantas veces se intento y que finalmente el noruego Admusen logró arrebatar a Scott. Pero, sobre todo, no me deja indiferente la historia del Endurance. En este viaje me he traido el libro una de las versiones de la historia, escrita por Caroline Alexander, titulada "Atrapados en el hielo". No lo he acabado, me quedan unas pocas páginas que terminaré estos días, pero me ha dejado escalofriada la herocidad de Shackleton y 5 compañeros, para llegar en un pequeño bote con unas pocas provisiones (fosforos, petroleo, cohetes, hornillo, sacos de dormir, raciones de comida, nueces, galletas, azucar, leche en polvo, sal, agua y hielo) desde la Isla Elefante a la Isla San Pedro, a !!! 1.300 km !! de allí, bajo tempestades, tormentas, frío y hielo. Y lo consiguieron.


Nosotros vamos en capas de cebollas (ellos llevaban solo prendas de lana), no tenemos frio pero las manos para la camara van solo con guantes de seda y están empapados. Las he llegado a tener al borde de la congelación.

Ante todo, lo que voy a contar ahora, especialmente a la familia, quiero que partais de la base que no hemos pasado peligro. ¿Ok? De las 5 lanchas que parten del Molchanov, una vez acaba la ruta, todas ponemos rumbo de vuelta al barco bordeando nuevamente la Isla Melchor. El grupo de 10 personas que vamos en mi lancha va dirigido por un marinero ruso. La niebla ha bajado mucho y apenas se ve nada. Toda la lancha queda completamente en silencio mientras, a gran velocidad, intenta volver al barco. Todos nos agarramos a las piernas como buenamente podemos. Hace mucho frio y nieva cada vez más y más. Derrepente la lancha se detiene. Levantamos la cabeza y vemos al ruso intentando ponerse en contacto por el Talkie con el Molchanov. La respuesta, el silencio. Miramos alrededor y nos avistamos ni rastro del resto de las lachas. Son minutos tensos. Incluso Manel intenta dejarle el GPS que siempre lleva encima que el ruso lo mira como si de un ábaco se tratase… no entiende ni papa. Nos hemos perdido. Perdido entre la niebla. No se ve nada alrededor. Es como una película fantasmal.

Pasa el tiempo, y cada vez mis manos lo pasan peor. Todos nos miramos, impotentes. Son 20 minutos que parecen 12 horas… hasta que del Talkie sale una voz. !! Es el Molchanov !!. Tras unas palabras en ruso, divisamos el Molchanov entre la niebla. Nunca antes me había alegrado tanto de verlo.


Ha sido un mal momento, pero ya de vuelta la ducha caliente y el Sopistant no nos lo quita nadie. He recuperado las manos.,

Miercoles, 9 de Diciembre
Las 14'24, Rumbo a Enterprise Island
A 62º 17' W, 64º 33' S

Suena por el altavoz que está lista la comida. No se come mal en el Molchanov. Nunca llueve a gusto de todos pero es bastante aceptable. Hay un solo menu al día con una opcion extra para vegetarianos a la que nos apuntamos todos en cuanto no nos gusta el plato principal. Es servido en la planta baja, en el que llaman Restaurante. Yo de momento he comido bastante bien, no voy a negarlo. Un día pollo, otro merluza, otro pato, otro asado, otro salmon,… siempre acompañado de algun entrante tipo ensalada, coctel de camarones, crema o sopa. Quizás se echa de menos poder repetir… y es que la comida se mide al dedillo.

Las camareras rusas son también bastante simpaticas (Marina ¿!?¿!!? y Nazchasva o algo asi). El otro día intenté explicarles lo que era un "arroz a la cubana" como sugerencia para algún día, pero se parten conmigo (o de mi) porque no lo veo por ningun lado, jaja


Aunque lo llaman "restaurante" siempre acaban usandolo para otras cosas: conferencias, charlas, videos, explicaciones de protocolos, etc…

!! Llamada !! !! Se avistan ballenas Minke !! Las que faltaban. Estas ballenas son mucho más dificiles de ver ya que apenas tiene de 7 a 10 m de largo y un peso de 5 a 10 t. Además, su apariencia más esbelta y su mayor velocidad hacen que sea complicado seguirlas. Son "hermanas" de las ballenas azules, de la familia de las barbadas.




Miercoles, 9 de Diciembre
Las 18'33, Wilhelmina Bay, Enterprise Island
A 62º 12' W, 64º 36' S

Como ha cambiado el día. El Molchanov ha parado en Wilhelmina Bay, al lado de la Isla Enterprise, para hacer otra expedición en Zodiak, unica manera de explorar lugares inexplorables y más en esta zona de la Antártida donde es casi imposible desembarcar. El sol hace el amago de salir entre las nubes. El viento ha parado completamente y la temperatura es ideal. Superior a 0ºC. !! Huimos del marinero ruso de la mañana !! Ahora viajamos con Crhistian, uno de los "guide leaders" de Ocenwide Expedition


Si por la mañana ha sido un espéctaculo de canales. La tarde es un verdadero paseo entre esculturales icebergs de todos los colores, tamaños, azules, reflejos y destellos. Son como enormes terrones de azucar flotando en el mar.







Por supuesto, Enterprise Island tiene su propia fauna, pingüinos y focas de Weddell.


Enterprise Island es famosa, además, por que en 1916 encalló el famoso ballenero noruego Governor. Allí quedan sus restos, así como las de las barcas que utilizaban para buscar trozos de hielo o nieve para avituallar los barcos.



Pero sin duda, el mejor momento del día, posiblemente, es el momento en que Crhistian detiene completamente el motor de la zodiak y nos pide que disfrutemos del silencio de la Antártida. Allí, y sólo por un momento, se oye el viento soplar. Rodeados de preciosos icebergs, acantilados, nieve, montañas y petreles, encuentro nuevamente lo que he venido buscando. Este momento, y aunque solo sea por un momento, no tiene precio.


Miercoles, 9 de Diciembre
Las 22'38, Wilhelmina Bay, Enterprise Island
A 62º 12' W, 64º 36' S

Los miembros del Molchanov, especialmente sus 2 chefs, nos han preparado hoy una sorpresa. Como el tiempo es estupendo a estas horas de la noche (aunque aquí sigue siendo completamente de día) hoy tenemos barbacoa y mini-fiesta en la cubierta del barco. Oleeee!!! Y podemos repetir!!!




Criollo, carne de ternera, pinchos de gambas, salmón, ensaladilla rusa, cervezas… una verdadera barbacoa con la preciosa vista de la Bahía de Wihelmina, en plena Antártida. Jamás lo hubiera imaginado. !!Felicidades Chefs!



La fiesta se alarga, pero poco a poco, nos vamos retirando. Más de algún pingüino nos habrá declarado personas nos grata por estas aguas. Aunque quién sabe, lo mismo ellos tenían SU PROPIA VERBENA. Buenas noches Antartida. Buenas noches familia, amigos, lectores y cia.


Isaac desde aguas antárticas (Antártida)

Pin
Send
Share
Send