Viajes

Xel-há, el parque ecológico

Pin
Send
Share
Send


Nuevo día en el paraíso mexicano. Además del tradicional macro-desayuno en el Tikal, hoy hemos aprovechado para llamar por teléfono al delfinario que hemos elegido para nadar con delfines mañana, Dolphin Discovery. Nunca lo hemos hecho aunque hemos tenido oportunidad en otros viajes, así que aquí nos "desvirgaremos".

No más tarde de las 9 hemos abandonado las instalaciones del Grand Palladium hacia la carretera principal, donde no hemos tardado ni 2 minutos en conseguir una VAN (35 MXN por persona) con destino final Tulum. !!Nos vamos a Xel-há!!


Ha vuelto a amanecer un día estupendo. El sol y los 32-34ºC no nos abandonan desde que llegamos.

Xel-há, el acuario más grande del mundo

Apenas tardamos 20 minutos en llegar, y para no despistarnos, el conductor nos indica donde bajar y como acceder al recinto.


 

Cruzando la carretera principal por un puentecillo hacia la costa, y tras unos 10 minutos de paseo a la sombra de los árboles, se nos presentan las entradas al que, según ellos mismos, es el parque natural más grande del mundo, !!XEL-HÁ!!


Desconocemos que hay de verdad o no respecto a este lugar, pero cogemos nuestras entradas (1.057 MXN por persona) y nos dirigimos hacia el interior. Ante la insistencia de no utilizar cremas solares que no sean biodegradables (nosotros no la tenemos) decidimos coger una en la tienda principal (199 MXN los cuatro), aunque el uso que le íbamos a dar no fuese demasiado.

Lo primero que vemos al entrar son una especie de delfinarios, aunque todo lo que hemos leído sobre las experiencias con delfines de aquí y de Xcaret no nos ha gustado demasiado (entre ellas, la "explotación" que se hace de los propios animales). Dirigiéndonos hacia la zona Sur, pasamos al lado de un bonito cenote donde se puede bucear como actividad extra previo pago y llegamos a una playa, que deja bastante que desear.


 

Sin duda, la atracción estrella de este lugar se encuentra en su punto central, a la que llegamos volviendo por nuestros pasos. En este área hay múltiples zonas donde dejar nuestra ropa y mochilas, así como para alquilar equipamiento de snorkell previo depósito o toallas de manera gratuita (bueno, incluidas en la entrada). ¿Patos al agua?


El parque acuático de Xel-há es considerado por muchos como el acuario natural más grande del mundo, el lugar perfecto para los amantes de la naturaleza, muy diferente al artificial Xcaret, donde snorkellear al lado de múltiples especies de fauna marina.


 

Y la primera impresión no puede ser mejor, ya que lo primero que nos encontramos es… !!una barracuda de gran tamaño!! que mete algo de respeto.


Las cálidas aguas, además de decenas de pececitos de todo tipo (especialmente concentrados en zonas de sombra), congrega gran cantidad de plantas y el famoso caracol rosa, una especie protegida de este recinto.


 

Este gran lago central también sufre otro efecto curioso, y es una especie de espejismo generado por el choque del agua salada del mar con el agua dulce procedente del río. ¿Que es lo que veo? ¿Silvi o un espejismo?


Así se nos van los minutos, flotando placidamente con nuestros chalecos obligatorios (para proteger el coral del fondo), entre "supuestamente" más de 90 especies marinas entre las que lograremos identificar una decena como mucho (no somos buenos en esto, jaja).


 

Abandonamos el agua, y seguimos nuestro paseo ahora bordeando en sentido horario a las agujas del reloj la laguna.


En la zona de abertura al mar se están haciendo también inmersiones de buceo, además de alguna otra actividad de pago como el Sea Trek (caminata bajo el agua). Desde aquí hasta el otro lado se puede acceder gracias a que hay una especie de puente flotante que las comunica.

De detalles también va servido el parque, desde sillas gigantes donde hacerse fotos hasta todo tipo de señalización para no perderse.


 

Esta parte del parque tiene todavía más integración con la naturaleza, si cabe, con cuevas subterráneas por donde adentrarse, o enormes lagos de agua dulce (y fría) quizás menos apetecible.


 

En la siguiente "atracción" creemos que "Tarzán" tendría menos problemas que nosotros, que de monos tenemos poco y acabamos cayendo al agua (lo cual tampoco viene mal pues la humedad sigue siendo altisima y calor más)


 

En esta zona pasamos por grutas, grietas, murallas e incluso senderos en la selva. También hay algunos cenotes más pequeños que el primero que vimos nada más entrar. Así llegamos a la segunda diversión más conocida de Xel-há, la bajada por el río.


Tras dejar nuestras pertenencias que no se pueden mojar y "chanclas" en una bolsa (que llevarán directamente a un punto al final del trayecto, junto a las taquillas donde dejamos el resto), conseguimos nuestros "donuts dobles" y comenzamos un recorrido sobre las frescas aguas que emergen de los ríos subterráneos de la zona y que generan una suave corriente a través de una especie de bosquecillo.


 

Un poco más adelante salimos a aguas abiertas, donde además de los que bajamos "flotando" encontramos gente snorkelleando o algunos tirándose por los precipicios (como hicieron Silvi y Paula minutos antes de "montarnos")


El recorrido es de casi 800 metros y forma parte de un complejo sistema de canales de toda la península de Yucatán en esta zona siendo Xel-há una de sus desembocaduras más importantes.


Pero Xel-há también es relax. Una vez recuperadas nuestras pertenencias, comemos en uno de los tantos buffets que hay bien distribuidos en el parque (incluido en la entrada) para posteriormente, mientras algunos vemos el partido de la previa de la Champions en el móvil (hay WIFI gratuito), otros "visitan a Morfeo".


Así pasamos el resto del día hasta que, ya de tarde y tras coger una de las fotos que nos han sacado para enmarcar (234 MXN), cogemos un taxi de regreso (230 MXN los cuatro) al complejo (cuyos precios según destino están en un tarifario impreso allí mismo). ARTÍCULO COMPLETO del alojamiento AQUÍ.

El modelo de las "pulseritas todo incluido"

Hoy hemos decido presentarnos en el siguiente restaurante temático que nos apetecía probar, el Portofino, tipo italiano. El tiempo de espera es algo mayor a los anteriores y ronda los 40 minutos, así que es un buen momento para tomarnos ese coctelillo pre-cena al que ya estamos habituados mientras vibra nuestro "ovni".


 

Hay que reconocer que este restaurante temático eleva algo el nivel que llevamos estos días, con todo tipo de entrantes y pastas para elegir, y la habitual mesa de postres pero, como bien dice Javi, !!están mil veces más ricas las pizzas del buffet!! En fin, que no tenemos mucha suerte con estos temáticas, quizás la parte más floja de un complejo impresionante.


 

Una preciosa luna llena ilumina los caminos de regreso a nuestras villas, en lo que ha sido otro día genial para olvidar el "stress" que nos traíamos en España. Y "alguna" ya está muy nerviosa… !!mañana nos tocan delfines!!

RESUMEN DEL DÍA:

CÓCTELES: Piña colada, mojito, manhattan
RESTAURANTES: Tikal, (en ruta), Portofino (temático italiano)
CLIMATOLOGÍA: Sol todo el día (algunas nubes a última hora de la tarde) y 32ºC de temperatura

Otra cosa que nos queda clara es que estamos en la cultura de la "pulserita todo incluido". Si no nos las quitásemos tendríamos una "preciosa" manga llena de pulseras de recuerdo para casa (eso si, conseguiríamos poco moreno). En todos los parques, recintos y actividades te las ponen.

Mañana será otro día, y aunque ya estamos a quinto día de viaje, volvemos a caer rendidos en la enorme cama tamaño King que nos espera cada noche.


Javi, Isaac, Paula y Silvi, desde Riviera Maya (México)

GASTOS DEL DÍA: 2.516 MXN (apróx 153.60 EUR)

Pin
Send
Share
Send